--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

domingo, 17 de marzo de 2013

¿Quién no tolera la razón o el bien?

- Quien no prioriza sus únicas reglas imparciales y las menosprecia en alguien -pues elige intolerantemente su decir que, en irracionalidad, impone-.
- Quien, para seguir con un sofisma, una argucia o un argumento no coherente, no le importa lo que le demuestren.
- Quien no valora a alguien que demuestra y extermina su dignidad -sus esfuerzos de demostración-.
- Quien tiene toda su psicología a la conveniencia sin ética, y va solo confundiendo, dando por válidas razones de antemano, engañando y manipulando.
La inteligencia solo está basada en la razón; si tú no la valoras, ¿qué valoras? La ética está basada en la razón; si tú no la valoras, ¿qué valoras? Toda solución está basada en la razón; si tú no la valoras, ¿qué valoras? Lo civilizado y el bien están basados en la razón: si tú no la valoras, ¿qué valoras?

4 comentarios:

José Repiso dijo...

PERMITIR LA MALDAD es darle posibilidades a la maldad a través de la confusión, de la desinformación o de la manipulación, del consentimiento, de la alineación sin condiciones, del impedir derechos humanos, de la censura a la razón, de la frivolidad, etc

José Repiso dijo...

Los intelectuales de ahora hacen un protagonismo de que rechazan las injusticias, pero son casi solo ellos los que desprotegen la racionalidad -valores- y, en esa crisis interna de su maltratar lo esencial, nunca saben valorar nada.
Al final resulta que ellos son solo los que DESTRUYEN, como resultado práctico. Van de otra cosa, pero eso dan a la realidad.

--------

Es como el ir de victimistas porque hay injusticias, pero ellos mismos se las crean a ellos mismos y a los demás (para sumar crueldad en un "ni viven ni dejan vivir").

¡Cuánta inconsciencia y crueldad de fondo ayudándose sin alma o escrúpulos!

José Repiso dijo...

Toda la crueldad posible se concentra en el "entre ellos".

Reconocen, sí, pero entre ellos y a los de ellos; protegen, sí, pero entre ellos y para los de ellos; aman la amistad y la generosidad, sí, pero entre ellos y con los de ellos, etc. Sí, esta es la mismísima base de la crueldad -únicamente así funcionan los exterminios-.

Todos los crueles aplicaban y aplican ese "entre ellos" o "entre nosotros" (todos, hasta los nazis, amaban, sí, pero entre ellos). Es decir, llevan todos los valores y principios éticos a un circuito cerrado y corrupto de conveniencia; y, así, los intentan seguir, ya manipulados a su conveniencia y a su corrupción interior.

Así, ellos no cumplen el bien ni nada, no, sino que el bien lo adaptan a su crueldad y aplican luego ese bien ya interesado.

Eso es lo que ocurre en España, todo lo amoldan a lo que les interesa; amoldan la ética a sus retorcidos intereses, amoldan la razón a sus retorcidos intereses, amoldan la fe a sus retorcidos intereses, amoldan todo a sus retorcidos intereses.

Cuando el bien, la razón, etc., es precisamente TODO LO CONTRARIO, lo opuesto a todo eso.

Son más que asesinos pero no lo saben, ¡les gusta la crueldad!
11 de marzo de 2013 15:08

José Repiso dijo...

- Ayudan todos los días a lo que es injusto -porque no son conscientes de lo que es injusto y porque no valoran nunca a quien lucha por lo que es justo-. Al momento, se arriman al chulo mediático, al charlatán, al claro HdP, al que tiene algún poder -por pillar algo-, al que lidera algo irrelevante pero les hace bien la pelota o se lo consiente todo, etc. Sí, todos van corriendo a alimentar al TOP facilista, vulgar pero con todos los trucos de maravillonsa máscara.

El juego sucio siempre gana ayudado por todos; lo poco que florece de verdad es el gran fruto de los que tantísimo han luchado -y sufrido- contra esa interminable barrera de juego sucio.

7 de julio de 2012 18:19
José Repiso dijo...
¡Menos excusas!, millones "darán la vida" por un falsante; millones "daban la vida" por Franco, y por Gil -se relamían apoyándolo-, y por los que prometían el oro y el moro en el "boom inmobiliario", y por demagogos salvadores... pero, por alguien íntegro e insobornable, no dan ni darán ni la vida de un pelo.

7 de julio de 2012 18:31
Pedro García dijo...
Si, por un maltratador de animales son capaces millones de "dar la vida". ¡qué impresión de cruda realidad!