--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

jueves, 14 de marzo de 2013

No, nunca puede decir alguien que "respeta" al mismo tiempo que no permite y no reconoce racionalidad -pues mentiría objetivamente-; no, nunca puede decir alguien que "no está en el prejuicio" cuando, en realidad, no está situándose con rigor en la racionalidad o en sus reglas, e inevitablemente... prejuzga -pues prejucio es, de antemano, un prescindir de juicio racional y de sus reglas-.
Como anteriormente indicaba: El gobierno chino se cree que está en la razón, los islamistas se creen que tienen la razón, los españoles que están podridos hasta la médula -y salen en televisión todos los días para disimular- se creen que tienen la razón pero, como tienen poder e influencias, IMPONEN eso, los que roban y roban se creen que tienen la razón, los partidarios de tal capricho o pedantería de poder también, etc. Lo que ocurre es que el que tiene más terreno manipulado a un máximo poder -o con usurpación de recursos- gana -el robador GANA SIEMPRE AL ROBADO-; o sea, la sociedad paradójicamente siempre ayuda a que siempre gane... ése. Pero es lógico: la sociedad de los bárbaros AYUDÓ ÚNICAMENTE a sus bárbaros, etc. Y que sufra lo mismo

2 comentarios:

José Repiso dijo...

La sociedad NO ES MÁS que la consecuencia de sus intereses creados y de los intereses del poder -que son lógicamente los que imperan-; por eso, ayuda únicamente al corrupto y desalmado que, pillamente instalado con un tipo de cultura o prosa pelotera -recibiendo o robando recursos y premios-, no molesta a sus intereses.

José Repiso dijo...

En el fondo, ¿qué es FRIVOLIDAD?
Pues separarse pillamente -con una, dos o más excusas- de lo racional o de lo real, enturbiar interesadamente la verdad por medio de cambiar de tema, confundir, elogiar o engrandecer lo nimio, alimentar la vanidad de lo fanático o de las demagógicas causas, etc.