--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

martes, 13 de septiembre de 2011

A lo largo de la historia se ha hablado mucho de la SENSIBILIDAD como algo extraordinario de la inteligencia; y siempre con unas connotaciones de una gran vida interior o emocional llena de buenos sentimientos.

Sí; pero, en concreto, se es sensible a algo: a los deseos y fobias
de uno mismo, a cualquier arte, a la inarmonía social, a las injusticias, etc.

Lo cierto es que la sensibilidad tiene que estar desarrollada sobre unos conocimientos; pues, si no conoces algo, ¿cómo le vas a tener... sensibilidad?
A muchas personas se les ha calificado de sensibles porque cultivaban un arte y, sin embargo, eran negreros, pederastas, explotadores..., no sintiendo ningún remordimiento de lo que hacían. ¿Hay una conveniencia en muchas sensibilidades?

En eso, ¿qué es sensibilidad?, porque se aclare más:
¿una capacidad de impresionarse por las cosas?, ¿una capacidad por ver lo profundo de las cosas? -aun así, ¿qué sería "eso profundo"?, ¿una capacidad de tener mucha imaginación compaginada con narcisismo?

Siendo claro, está el sensible porque meramente siente con muchas emociones buenas o malas y, también, está el sensible con unos principios éticos, y éste siente conscientemente tales principios ya asumidos -en coherencia- en un rigor de lealtad, de practicarlos.

2 comentarios:

José Repiso dijo...

MANIPULACIÓN Y DESVIRTUACIÓN DE LOS VALORES ÉTICOS

La afección por un grupo -en dependencia emocional- es algo que condiciona la concepción que tiene cada cual de los valores éticos. En eso, se puede justificar todo, cierto, en un acomodo fácil de autoconvencimiento cualquier hecho es justificable con una u otra maleabilidad de beneficio propio -eludiéndose la responsabilidad-.

Porque, para cada uno, "los suyos" son los buenos o "los que están con él"; en un grupo de explotadores, en sus opiniones y en sus acciones, "los suyos" y no otros son los buenos con todo tipo de aprecio y de protección, "los suyos" en una modelación del bien y del mal hacia eso, hacia ese montaje de conveniencia.

En un grupo de Facebook, ocurre igual; en un grupo de patriotas, igual; en un grupo de cínicos escritores, igual; en un grupo de radicales e intolerantes judíos, igual; en un grupo de acomodados católicos, igual; en un grupo de admiradores de un pijo cantante, igual.

"Los suyos" o "los que están con él" -sin criterios demostrados y en ceguedad- son los buenos; y, al momento, a eso ahíla todas la acciones, todas la opiniones y difusiones, todos los beneficios que de él se desprenden.
Y, por supuesto, el mundo quiere cambiarlo, sí, pero CON ESO ya determinado, que "los suyos" son los buenos, porque le viene bien, por tener apoyos "comprados con eso", por ahorrarse cualquier lucha de esfuerzo o de sacrificio personal, por ya crear una gran dictadura del proletariado benevolente de "los suyos", de solo "los suyos" a implacable impunidad.

José Repiso dijo...

SOBRE LEMAS FACILONES QUE SE DIFUNDEN:

Ningún supuesto lema ético puede ser incompatible con los principios éticos en general; así es, sobre estos se intentan montar o inventar lemas personales, parciales y, sobre todo, emocionales.
Un lema emocional es muy bonito y muy fácil de "vender" para que triunfe (yo, en un minuto, os puedo sacar dos o tres: "piensa en ti más que nunca", "dale un beso a todos", "cree solo en tu destino"...) , por eso es una demagogia, sí, un facilismo.
Lo importante es que haya mucho analizado en responsabilidad sobre un lema que quieres dar COMO EJEMPLO A LA SOCIEDAD. Sí, eso es muy serio. No se puede improvisar con un lema cualquiera para su difusión ejemplar y pública, porque seguro que tiene sus consecuencias como todo; y consecuencias que... se provocan.