--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

jueves, 8 de septiembre de 2011

ASÍ SE AMA A LOS ANIMALES EN ESPAÑA:
Si eso es... amor o "cultura"; ¿qué será -aún peor- el odio?
Si no tienen respuesta, pregúntenselo a CANNIBAL.

2 comentarios:

José Repiso dijo...

HAY RECURSOS TOTALMENTE LEGÍTIMOS Y TOTALMENTE ÉTICOS DE AUTODEFENSA:
Mientras el mundo ha sido mundo deben existir, como autodefensa, unos últimos recursos para esos que, en extremo corrupto, no le es válido nada: NI LA RAZÓN, NI LA ÉTICA, NI NADA.


SOBRE EL ELOGIO DEL INSULTO
------------------------------

Una niña, por ejemplo, ha sido violada durante toda su vida por su padre y éste le dice que no le ha hecho nada y aún sigue violándola; pues, ahí, ella OBLIGATORIAMENTE - si es ética, respetándose a sí misma- ha de insultarlo de una u otra forma; a continuación diré las formas que hay:

Claramente el insulto peor siempre ha sido el desprecio; pues los términos "insulto" y "desprecio" significativamente conllevan lo mismo y, si son lo mismo, en evidencia efectúan lo mismo o hacen lo mismo pero, el insulto, es más explícito o más honesto al evitar rodeos o hipocresía.

Ahora bien, como todo, está el desprecio o insulto gratuito -injustificable- y el racional -justificado ya racionalmente- que corresponde a hechos demostrables.

Es decir, siempre existirá que a un asesino se le diga asesino, y a un mentiroso se le diga mentiroso, y a algo bestial se le diga algo bestial y a un bestia se le diga bestia. Pues eso son desprecios, son insultos. Ningún ser humano en toda la historia ha sido ajeno a ellos, pero unos no los han necesitado por contar con muchas protecciones o defensas y, sin embargo, otros lo han necesitado -en defensa de su integridad ética- correctamente. O sea, que un judío ante los nazis no puede recurrir a la razón -que no sirve en este caso- o científicamente no puede recurrir a nada que no sea el desprecio, se mire por donde se mire. Pero... ¡evidentemente tendrá que recurrir a algo!, ya no quedándose pasivo y desamparando él mismo a su propia dignidad.

Anónimo dijo...

En Criminología nos enseñaban que lo más peligroso es la mente humana, porque es impredecible. Te podés caer de una montaña, pero la montaña es firme, es decir, te caes solo tú, tú pones un pie en falso o tú te agarras mal o haces alguna mala maniobra; pero eres siempre tú o tu mal acción o tu error, no la montaña o lo que es la realidad.

Sonia