--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

sábado, 30 de julio de 2016

Si tú no valoras la naturaleza, entonces tú eres culpable (porque responsable es cuando es opcional la manera del atender algo vital; por ejemplo, eres responsable del no dar educación a tu hijo y, por el contrario, ya siempre eres culpable por no dar agua a tu hijo) de todo lo que eso conlleva  (en claro, la desprotección, el descuido que la deteriora y el inevitable matarla).
Si tú no valoras al de demuestra la razón, entonces igualmente tú eres culpable de todo lo que eso conlleva de abrirles todas las puertas a la sinrazón-injusticias-mentiras. Cierto, aquí eres todos los terrorismos juntos que tú generas inevitablemente por tu mal valorar y tu patear al corazón de lo esencial. ¡Basta ya de que sigan dominando los recursos vitales (de todos) con tantas y tantas estupideces y aun premiando sus cagadas que buenizan sin asco!

1 comentario:

José Repiso dijo...

Si tú te dejas al no valorar la vida, entonces eso irrebatiblemente conduce (con miles de pruebas que te lanzo a la cara) a descuidos continuos y a vejaciones continuas que conlleva, a matarla.

---

Si tú te dejas al no valorar al que demuestra la razón, entonces eso irrebatiblemente conduce (con miles de pruebas que te lanzo a la cara) a puertas abiertas a la sinrazón-mentiras, y a vejaciones continuas que conlleva, a impedirla o a matarla.