--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

sábado, 25 de julio de 2015

No es voluntad de Dios tus mentiras
ni las incontables que se defienden todos los días.

La voluntad de Dios únicamente es que se proteja la verdad 
y que no utilices más instrumentos para maltratarla:
hipocresía, cinismo, confusión, alineación a los intereses del dinero, alineación a los intereses del dictar o del porque sí, ninguneo al que demuestra, frivolidad del sufrir o del pacífico deseo ajeno, pasividad, etc.

1 comentario:

José Repiso dijo...

Si no das entrada a la verdad en tu vida, todo lo que digas (por muy bonito, verdadero y protegido que parezca) es innegablemente mentira.
Y le sirves solo a ella
Es como si tuvieras un TOTALITARISMO DEL MAL-MENTIRA dentro de ti mismo organizándolo todo
http://tusinrazonenturbia.blogspot.com.es/