--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

lunes, 13 de julio de 2015

La mayor violencia es negar -o impedir o no reconocer- derechos, negar la dignidad y negar la verdad sobreprotegiendo otra cosa. Cierto, si tú niegas así estás violentando los derechos humanos de alguien, estás violentando la dignidad de alguien o estás violentando los pilares de la civilidad con negar lo racional. Pues ¡así van!, señalando violencias que producen también ellos, los mediáticos de todos los días usando todos los mecanismos de la violencia.
Si tú estás violentando a la verdad sobreprotegiendo mentiras mediáticas, ¡tú eres el violento y determinas violencia!

1 comentario:

José Repiso dijo...

Todo sigue a un poder predominante o tiene influencias de algún poder establecido-dominante; porque tener un mínimo amparo del poder garantiza beneficios y evita problemas. Sí, arrimarse a la tendencia de más poder te da a cambio éxitos por alma obediente-vendida; y desarrimarse para acercarse a la ética es un apaleo seguro.

El poder con más recursos prevalece, eso es; por debajo van naciendo empujes débiles, los cuales sacrifican todo por un derecho más pero al momento son neutralizados -sucede que son bastantes para una exterminacionalidad progresiva que siempre queda por hacer-

16 de marzo de 2014