--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

martes, 13 de enero de 2015

Lo único que garantiza la real aplicación de la ética por quien sea es el no eludir -bajo ninguna excusa, interés o pillería- sus prioridades. Sí, la realización -práctica- de la ética no es que tú digas que la realizas, que un grupo diga que la realiza o que un pueblo diga que la realiza, sino la demostración de que sus prioridades no se eluden -o que no te puedan demostrar que sí se eluden-.
Por seguro, la prioridad aplicable es la base de su realización, puesto que -en claridad- no se puede salvar un mosquito si está antes una persona,

y no se puede proteger -en sociedad- jamás a nadie si está antes por proteger el que demuestra razón -porque la hace irrebatible con las reglas racionales-. Claro, tú deja de fumar y, luego, hablamos de salud; tú deja o permite vivir o dignidad al que demuestra razón y, luego, hablamos de razón. Permite al fin.

Si "lo que aplicas" por ética no es eso, pues entonces tírala o fusílala, es netamente "nada" llena de todo... el engaño.

1 comentario:

José Repiso dijo...

Del mismo modo que el maltrato animal se culturaliza (se hace cultura o se aprueba por intelectuales desafortunados de cada época), el maltrato a las mujeres se culturaliza (en verdad, en bastantes países islámicos ya se ha hecho) o... la falsedad también se culturaliza como si nada en los intelectuales españoles, ¡avergüenzan incluso a Dios!, ¡qué asco de asco!

( Y se creen que la corrupción tiene que ver solo con el dinero o la inteligencia con sus imposiciones -abarcardo ellos los recursos que corresponden éticamente a otros- de estupidez grupista ).