--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

miércoles, 30 de enero de 2013

Si te dicen que has cometido un error, esa verdad no la aprecias y la maltratas; pero, si te dicen que has realizado un acierto, esa verdad la publicitas hasta la saciedad.
EN CLARO,  ¿NO ES ESO UN JUEGO SUCIO O EL NO SABER VALORAR NADA, NI SIQUIERA LA VERDAD?
Eso es perderle totalmente el respeto a la ética: el corromperte.

1 comentario:

José Repiso dijo...

El espíritu burgués de todos siempre está presente y actuando, y no lo pueden evitar, ya están contagiados totalmente de él.

El espíritu burgués es que se piropea tanto a sí mismo que nunca ve su propia mierda, que a lo mejor se la está comiendo -pero no la advierte o reconoce-.

El burgués siempre se cree de más clase y procedencia social, ya se cree de antemano mejor aunque no tenga nada mejor, y de todos sus errores va haciendo un escenario hipócrita de buenas intenciones.