--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

sábado, 10 de agosto de 2019

MALDAD,se mire como se mire es buenizar el error o el mal (sí, darlo como válido o justificarlo).
“Los que niegan injustamente la libertad a los demás, no se la merecen ellos mismos “  (Abraham Lincoln)
Pero LIBERTAD es lo mismo que VERDAD (pues
solo lo que ESTÁ LIBRE de mentiras-ataduras mentales es objetivamente la VERDAD).
Entonces, ¿por qué se le niega a la humanidad o a los demás o a todo la verdad? Desde que nací cada segundo de todos los días eso demuestro a miles de limpias o decentes razones irrefutables? ¿Por qué la VERDAD -o tu deber ético- se le niega incluso a Dios?, ¿por qué y por qué cien mil veces?

Si todo es de todos (lo esencial: la Vida, la Tierra,la Verdad,etc) pues, en la parte que me toca, también es mío todo, claro, para que no me lo nieguen o me lo pisoteen, no me lo pisoteen siendo cómplices de sinrazones (y esto no admite excusas).
Por favor, ¡NO ME PISOTEEN MÁS LA LUZ! que, entre otras cosas, sí, TAMBIÉN ES MÍA para defenderla de una vez.

3 comentarios:

José Repiso dijo...

El mal siempre es
pura retórica del bien
(EL CONFUNDIR AL BIEN);

o sea, que ellos UTILIZAN AL BIEN

para lo que ellos quieren por haber servido a sinrazones-silencios
(por recoger viles beneficios a costa del Bien),

no para lo que quiere la razón demostrando su Luz.

José Repiso dijo...

DEFINICIÓN EXACTA DE VETAR al que dice la verdad:

IMPEDIRLE o PROHIBIRLE el que diga la verdad
por el camino que sea
(unos usan el camino del DESPROTEGER,
otros del DISCRIMINAR,
otros del SILENCIAR,
otros del NINGUNEAR,
otros del usar influencias (policía,Cultura,Estado,poder cualquiera, para el fin de un impedir),
otros el CALLAR.

José Repiso dijo...

Por eso el que tú hagas el bien o el mal en toda tu vida
depende de un hilo (muy quebradizo)

que es el SABER VALORAR en función de favorecer siempre a la razón sin vetarla(que es la única capacidad no arbitraria existente)
y jamás a la apariencia,
a una retórica

o a la sinrazón.