--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

lunes, 12 de agosto de 2019

LA RAZÓN AMPARA TODO BIEN (ésa es la base de la razón). PERO LA RAZÓN NO PUEDE SER IDIOTA.  Por eso la razón es no poder escaparse de la razón; siendo la SINRAZÓN todo lo que se escapa de la razónPor ejemplo,"todos contaminan",ésa es la realidad imburlable; pero, si le preguntas a cualquier ser humano si contamina, ése (sea uno u otro) te dice que no, que él no, que él es buenete (aquí la razón queda como idiota, queda burlada). También, "casi todos ven telebasura"; pero, si le preguntas a cualquier ser humano si la ve, él te dice que no, que ve documentales y es sabio (aquí la razón es escupida). Sin embargo, la verdadera razón no consiente estos casos, crea reglas no idiotas para que no se escape nadie y, de ahí, la razón dice "TODOS CONTAMINAN y punto pelota". Habrá alguno que intentará lo contrario (he ahí su mérito), pero no se escapa de la Luz. Pues, así asume la razón la cruda realidad que los seres humanos quieren pilla o irresponsablemente eludir, ¡PERO LA RAZÓN NO ES IDIOTA!
Siempre se tiene miedo a lo que no se puede vencer, ya que puede desenmascararte o desmontarte seudobienes por los cuales ganas muchos premios y usurpas sin parar espacios y recursos al mundo.

2 comentarios:

José Repiso dijo...

Para el pueblo, si se tapa lo que da la luz, pues luz no habrá; y si se calla al que evidencia la verdad, no habrá verdad. En España siempre ha habido un infinito NEGACIONISMO A TODA REALIDAD, a objetividad total e infinita o irrefutable, una y otra vez, apaleando sin parar al sentido inteligente y a la Luz: ése «no hay crisis» dicho hasta la saciedad, ése «no hay machismo» apuntalado por toda la derecha, ése «no hay cambio climático» reincidente por todos e incluso por los científicos (sí, estoy hablando de los años 80), ése «no hay corrupción» antes de destaparse LA ABISMAL CORRUPCIÓN que había, ése «el toro no sufre» lanzado a total sangre fría, ése «no hay daño a las víctimas del Franquismo» vociferado con terquedad brutal. Y al final, también, resulta que el que agonizántemente, luchando contra todo a miles de innegables esfuerzos (en objetividad como yo he hecho a infinita demostración inengañable tan firme como la Luz), no negó ninguna realidad, ahora está apaleado hasta en sus lágrimas. No, no sé por qué niegan y niegan tanto hasta sobrepasar cualquier maldad posible.

José Repiso dijo...

Cuando se quiere ser bueno, no se dejan para la sociedad todas las puertas abiertas para la falsedad, para el terco error o para las mentiras. Ése es el lado! Nota: El "terco error" es no reconocer ser error, tras una verificación-aplicación de verdad racional.