------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

jueves, 4 de agosto de 2016

Por intereses de poder social, de presión social y de exhibición social el ser humano usa la mentira; por lo cual su percepción está ya condicionada a eso, no solo a la naturaleza (como los animales). Así que el ser humano evita una percepción consecuentemente equilibrada-natural por otra "inventada",  por una interesada.
Pero, ante la realidad, tú puedes decidir el darle las espaldas o no; y puedes:
dirigirte a negar, a olvidar y a buscar la mayor pasividad -sálvase quien pueda-,
dirigirte a manipular y a hacer más débiles a los demás frente a ti -sálvate tú sobre todos en superioridad-,
dirigirte a aceptar la realidad en honestidad, en valentía aunque con las idóneas cautelas y prudencias posibles -con sensatez-.

1 comentario:

José Repiso dijo...

Como todo tiene un final o un proceso o un desarrollo o una consecuencia real, el ser humano puede mentirla (decir que es otra) o negarla o darle las espaldas o emborracharse o suicidarse; es decir, EL SER HUMANO PUEDE DECIDIR EL PERCIBIRLA O NO, UTILIZANDO TODOS ESOS RECURSOS DE MENTIRLA, DE EVIRTARLA O DE ENLOQUECERSE ÉL MISMO POR SEPARARSE DE ELLA (de la realidad)

27 de febrero de 2016,


Una mosca o un rinoceronte o cualquier animal no pueden hacer eso, pero el ser humano en su enfermedad de creerse por encima de todo (antropocentrismo) y de vivir del engaño para ganar (haciendo perder a otro a mentiras, sí, es un método antinatura, de exterminio) sí lo hace, lo mismo hace creer que una piedra es el dios zanahoria que una zanahoria es especial y tiene que salir en la tele más que un rábano.

27 de febrero de 2016


Precisamente la RAZÓN-ÉTICA están de salvaguarda o de reguladora para eso no lo haga (lo anterior dicho); pero el ser humano ya alineado, ya manipulado, ya dejado (ya bajándose los pantalones) a cualquier interés de poder, ya creyendo fanática o estúpidamente cualquier cosa a costa de los principios éticos o de su alma, lo va a seguir haciendo... rastreramente.

Porque, también, a quien le DEMUESTRA ALGO (ya que los demás no demuestran absolutamente nada si no es a probación solo racional, o sea, a abrigo solo de razón o no con otro abrigo aunque se acepte socialmente) lo fusilan, lo arrastran, lo humillan y lo mean cada segundo.

Así es.

27 de febrero de 2016,


Y después dicen (sin mirarse ellos al espejo) que Hitler era malo.
¡Cuántos logros han conseguido los mitos, la mediocridades bien difundidas y maquilladas y....
las estupides totales impuestas a total sinrazón!

27 de febrero de 2016, 8:57 Eliminar
Blogger José Repiso dijo...
Si tú ya estás maltratando a la razón (o al que demuestra con solo reglas racionales), aunque tengas las formas o modales o alineaciones de conducta cómplices que guardes o quieras, sí, aunque te protejan para ello poderes de sinrazón o simpatías de sinrazón, tú irrebatiblemente estás maltratando a la razón (y a la ética como una parte esencial de la razón), ¡eso es!, tú irrebatible y objetivamente estás destruyendo el bien o, en claro, sembrando y protegiendo al mal (lo esquives o no lo esquives, o intentes comprar a Dios con pillobuenismo o te engañes a tu misma conciencia en asco)
20 de diciembre de 2015