--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

martes, 22 de marzo de 2016

La naturaleza te enseña lo lógico  (consecuente-coherente) que son las cosas; en cambio, los hombres te enseñan a seguirlos, a seguir sus preparados mentales que sirven siempre a  INTERESES CREADOS  o a sinrazones.
Nunca jamás te vas a dar verdaderamente cuenta; pero, si por virtud o por dignidad te dieses cuenta, solo sería a través de quien te desmonta "tu interesado seudorrazonamiento" (el cual lo tienes siempre) con juego limpio de verdad, o sea, de únicamente racionalidad, desnuda, y no con el respaldo de otra cosa.
Desde hace 50 años o ¡siempre!, veo (y demuestro con total coherencia) la MISMA MANERA; lo peor es que te obligan a arrodillarte ante ella, a respetarla y, así, adorar a su mal (a Satán)

2 comentarios:

José Repiso dijo...

La verdad únicamente se consigue con la razón; lo demás que hayas conseguido sin razón, sí, ya es otra cosa: subjetividad, productos de ego, intereses creados del comportamiento o exhibicionismo social (moralinas sociales cargadas con sus intereses dominantes), una u otra sinrazón en sus variantes o... mentiras.
La verdad, eso, ha sido un procedimiento (un camino) en la realidad, claro, la verdad de tu casa ha tenido un único procedimiento real (no cincuenta): el cómo empezó a construirse con unos materiales reales muy precisos, el cómo iba construyéndose (e inter-actuando) y el cómo sigue construida. Sí, y la razón (por capacidad) evita confusiones para que no concibas otra cosa o para que no te adaptes a otra cosa (o porque no te despegues de la realidad), siendo ella la que te da las pruebas de tal procedimiento-camino de algo real (y de cuál ha sido en concreto, para que lo aprendas o lo cuides o no lo repitas, sobre una base real).

Muchas de las sinrazones están impulsadas por el exhibicionismo social. Porque un estar en sociedad es inevitablemente un exhibirse, claro, de que tú eres más competente, eficaz, guapo, etc., y eso siempre se hace con solemnidad o sublimación.

---

Todo, sin restricciones, es racionalmente justificable para defender la razón; incluido cualquier modo, crítica, insulto (todo lo que se quiera racionalmente, claro, Jesucristo bien lo hizo así). Sí, esto es exacto y objetivo; porque la razón no puede jamás limitarse (perdiendo su propia naturaleza), anularse u obedecer a alguna moral o a moralinas o a modos establecidos de una época.
Es justificable lo que diga la razón (y la razón no creo que sea tonta para, contra la sinrazón, lanzar "piropitos" o insensateces).

9 de enero de 2016

---

La verdad únicamente se consigue CON la razón, el camino únicamente se consigue CON el andar, el desplazamiento únicamente CON el moverse.
Estés donde estés y seas quien seas un médico solo cura CON medicinas, y TU subjetividad siempre te dirá otra cosa.
Estés donde estés y seas quien seas una planta solo crece CON agua, y TU subjetividad siempre te dirá otra cosa.
Estés donde estés y seas quien seas un niño solo aprende CON el medio, y TU subjetividad siempre te dirá otra cosa.
Estés donde estés y seas quien seas la tolerancia solo existe CON libertad, y TU subjetividad siempre te dirá otra cosa.
Estés donde estés y seas quien seas la verdad únicamente se consigue CON la razón, jamás con sinrazón o con lo que te parezca en función de tus arrimos a lo establecido, a los grupos literarios-políticos-económicos..., a tus porque sí, de tu cerrazón a la racionalidad o de tus rollos subliminales que bailan al ritmo de una sinrazón.

9 de enero de 2016

José Repiso dijo...

Para evitar la razón, y no demostrarla por salvaguardar una conveniencia del ego de cada cual, y en dirección hacia la mentira, siempre está el "creer" y el "creerse" como... norma o hábito; demasiados españoles se creen napoleones de la sabiduría porque muchos tienen más lengua que rigor y más cara que vergüenza, y ya no necesitan demostrar ni aclarar ni desmontar sinrazones ni defender el fondo racional siquiera porque, ellos, ya se lo creen, sí, se lo creen con todo recurso público y juego sucio e impuesto poder. Y a lo impuesto van adaptando su valorar en rentabilidades miserables, aplastando totalmente lo que demuestra razón y ética.

Y eso van sembrando y premiando "a nazismo ganador" y eso imponen: solo las sinrazones -para que otro luche contra ellas, pero al que destruyen también-. Van a plena boca y calle y cara imponiendo su charlatanería y, a lo que es razón, lo fusilan. ¡Nada permiten de otra cosa!

8 de febrero de 2014