--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

martes, 6 de octubre de 2015

Si tú valoras lo necio y lo corrupto o lo cómplice, significa eso que cuando llegue la hora de valorar lo sensato, lo decente o lo justo jamás lo habrás preparado en valoración, o sea, atendido por igual y ya no lo sabrás valorar y lo humillarás (en desprotección). Porque, sí, si atiendes a la realidad, sabrás de realidad; y también si atiendes a su instrumentación  (la razón), la sabrás, sabrás de razón.

Claro, valorar es como subir o bajar una escalera, en donde subir solo tiene efectos de subir y bajar solo tiene efectos de bajar; tú sabes valorar (construyes o subes porque atiendes o te remites a la razón-ética) o tú no sabes valorar (destruyes porque "te vas a tu conveniencia", bajas)

1 comentario:

José Repiso dijo...

«Mucha erudición no enseña comprensión; si no, se la habría enseñado a Hesíodo y a Pitágoras y, a su turno, tanto a Jenófanes como a Hecateo»

HERÁCLITO