------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

martes, 27 de octubre de 2015

A lo largo de la historia la verdad siempre se ha censurado, por intereses dominantes, mediáticos, chovinistas, por costumbres fijas o por aprovechados en una cultura impuesta.
El que tiene algún poder nunca retrocede, machaca hasta conseguir unos seguidores que rentabilizan mejor su machacar.
Con un procedimiento irracional no es posible ni es probable el respeto ni nada ético; entonces no lo puedes exigir (o sea, no puedes pedir peras al olmo). Educación solo es preparar a alguien para la razón o para la ética; por lo tanto debes tener eso (razón).
La educación jamás es lo que tiene sinrazones, lo que impide las razones o lo que se hace a sinrazones (por eso, en España, jamás de los jamases se puede demostrar que exista "educación ética", pues han impedido objetivamente -a miles de irrebatibles pruebas- todas las razones y a mí me han impedido hasta el aire que respiro)

2 comentarios:

José Repiso dijo...

Unos se esfuerzan miles de veces más que otros a contraprotección y a contradignidad y no tienen ni un trozo del camino sin zancadillas; mientras que otros se esfuerzan por la razón-ética totalmente nada en absoluta objetividad y, siendo nada, se atreven a decir -o lo venden los HdP- que es mucho a falsedad demostrable y encima lo tienen todo a favor -o bastante por seguro- y reciben miles de compensaciones por nada, o por ser HdP sin límites para no serlo y sin escrúpulos.

* Pues todas las astucias -y los negocios y las mentiras que conllevan- se acaban o son imposibles con límites de vergüenza y de ética. Pero ¿saben lo que es eso?

17 de septiembre de 2011



La verdad inevitablemente siempre choca contra cualquier interés de poder o contra cualquier prejuicio social generalmente establecido. Si has tenido muchas comodidades y muchos beneficios en tu vida, pues poco te has mojado por encararte verdaderamente a tantas mentiras que provocan las injusticias.


11 de enero de 2014

José Repiso dijo...

La palabra "verdad" en boca del que miente
tiene el mismo valor (o validez racional-ética)
que la palabra "vida" en boca del que mata
o la palabra "respeto" en boca del que esquiva sin cesar a la razón-ética o va protegiendo las sinrazones