------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

sábado, 29 de noviembre de 2014

La naturaleza ¿qué es lo que quiere de ti?, ¿el juego sucio contra ella o el juego limpio por ella? Pues así nada más es la sociedad o la ética social o la razón, que ¡lo mismo quiere de ti!
La naturaleza lo que quiere es que seas consecuente limpiamente de ella; y, la razón, lo mismo, no quiere nunca que la apuñales por las espaldas.

1 comentario:

José Repiso dijo...

Cuando uno responde continuamente en irracionalidad es porque está sujeto a unas condiciones de irracionalidad (o sea, que no se dirige directamente al proceso racional sin satisfacer primero a otra cosa -poder, imagen, clase superior, etc.-). En concreto, éstas son: - De compromisos, pactos o acuerdos con otros (es una condición de deuda o de favor que siempre esquiva la razón). - De imagen o de papel social (hay que obedecer a un protagonismo que se ha premiado o adoctrinado anteriormente). - De egoísmo o de autoprotección (atender al "sálvase quien pueda" y el buscar egoístamente el poder más protector, sirviéndolo; ¿dónde va la gente?, pues donde va Vicente, el seguidismo automático).

---

Los medios de manipulación españoles hacen un protagonismo de que rechazan las injusticias, algo infinitamente mentira, pues son ellos los que desprotegen la racionalidad -valores- y, en esa crisis interna de su maltratar lo esencial, nunca saben valorar nada: TODAS LAS INJUSTICIAS LAS CREAN. Al final resulta que ellos son solo los que DESTRUYEN, como resultado práctico. Van de otra cosa a total falsedad, pero nunca han dado la cara por impedir lo injusto que crean.
----
La principal justificación que daban los islamistas para poder fustigar y castigar a sus esposas es que... NO SUFRÍAN, sino sufrían sólo la gran alineación patriarcal, los machos guerreros y peleistas y toreadores, el guerrero que venía al descanso de su casa...; y las mujeres ¡no!, sólo ellos. A ellas se le podían dar muchos latigazos a dolor puro, pero no sufrían, ya que los machotes tenían el monopolio del seudosufrimiento.