--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

jueves, 7 de agosto de 2014

Tu legimitidad ya es ilegítima al ser cruel e incoherente (si tú exiges lo  justo cuando, precisamente tú, estás aplicando lo injusto). Exacto, un país no puede condenar la apología del terrorismo cuando, objetivamente, está haciendo todos los días una apología del maltrato animal o de otros maltratos, claro, cuando además ya ha hecho él una apología del terrorismo máximo que es una dictadura
Cuando una sola persona fomenta sinrazón es que nadie la ha ayudado y eso quiere decir que, en realidad, no se ha fomentado la sinrazón; pero, si ya es un corporativismo o un país, es que la corrupción, las apologías de la sinrazón y la crueldad en su máximo engaño o disimulo se fomentan.

1 comentario:

José Repiso dijo...

Si una persona no puede justificar nada injustificable, un país menos todavía.

Pero digo más:
Una persona tiene, en claro, algo más legitimidad -dado un caso extremo- para justificar lo injustificable que un país porque tiene evidentemente menos poder, menos abuso de poder, menos sobreprotección y menos recursos de supervivencia.

20 de mayo de 2014

---

A mí jamás, ni un solo segundo de mi vida, en España se me ha permitido ni dignidad, ni un derecho humano, ni una piedad cristiana recibida, ni un segundo de luz en ellos, de verlos no corruptos, ni ¡nada!

Los judíos ante los nazis tuvieron muchísima más suerte, en fin, así es miseria ética total.

20 de mayo de 2014