------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

lunes, 11 de agosto de 2014

Si tuviera que elegir entre la ética que ideó Hitler y la que convienen los intelectuales españoles, siempre elegiría como menos destructiva la de Hitler. Ya podéis imaginar la que manufacturan estos monstruos HdP o crueles totales a sus antojos y en la total irracionalidad.
Sí, ellos la buenizan o positivizan el mal con todos los trucos y astucias posibles; y lo venden de color de rosa como todo lo contrario a lo que realmente es. En eso precisamente consiste en mal; en "meter gato por libre" -sinrazón por razón o antiética por ética- con mucho poder, pillerías de juego sucio o recursos usurpados o corruptos, sin reconocimiento de razón o conciencia. Claves: Lo importante no es que defiendas una causa ética, sino que, defendiéndola, defiendas al mismo tiempo otra que es demasiado antiética -eso es lo cruel-. También, los "instrumentos humanos" que deben manejar los valores éticos no pueden ser: infravaloración -no saber valorar-, censura, humillación, indiferencia o alineación sin condiciones -venta de alma-.

4 comentarios:

José Repiso dijo...

Todo es infinita mentira -destructiva- en los medios de manipulación españoles. Lo que dicen únicamente atiende a no reconocer nada, no aceptar reglas éticas y no aceptar jamás reglas racionales; por ello únicamente aplican:

-"ellos se lo guisan y ellos se lo comen", masacrando al que pueda rebatirles -algo solo de nazis-,
- la técnica de la "autoayuda" -con la cual se ponen todos como maestros de la vida, siendo mendrugos totales-
- el "lameculismo" y la "doble moral" -lo mismo son de una cosa y de lo contrario -a contrahonor-, elogian como negocio o para agrandar sus protagonismos "vacíos".

José Repiso dijo...


Detrás de mis trabajos, irrebatible e inevitablemente, hay miles de esfuerzos generados únicamente -en desprotección- por mí. Como si a una persona que estuviera toda la vida trabajando y le dieran un tiro en la nuca como compensación; así. 28 de diciembre de 2012 16:10 José Repiso dijo... La mediación, la intelectualidad nazi, la putrefacción y la política española solo funcionan por: LA SORDERA DE CONVENIENCIA O DE EXTERMINACIÓN NAZI. La cual consiste en escuchar todas las mentiras que existen -sembrarlas y solo alimentarlas sin fin- y lo demás... pues a exterminarlo, ya que no conviene a los nazis escritores españoles, no da negocio de mentira o de imposición o de putrefacción de la intolerancia que demuestran.

- Nunca una persona que he admirado por su coherencia les han dado nada, jamás han apoyado a una de esas personas, jamás he visto humanidad entre tanto nazismo de alma que totalmente demuestran. 29 de diciembre de 2012

José Repiso dijo...


Toda la crueldad posible se concentra en el "entre ellos". Reconocen, sí, pero entre ellos y a los de ellos; protegen, sí, pero entre ellos y para los de ellos; aman la amistad y la generosidad, sí, pero entre ellos y con los de ellos, etc. Todos los crueles aplicaban y aplican ese "entre ellos" o "entre nosotros" (todos, hasta los nazis, amaban, sí, pero entre ellos). Es decir, llevan todos los valores y principios éticos a un circuito cerrado y corrupto de conveniencia; y, así, los intentan seguir, ya manipulados a su conveniencia y a su corrupción interior. Así, ellos no cumplen el bien ni nada, no, sino que el bien lo adaptan a su crueldad y aplican luego ese bien ya interesado. Eso es lo que ocurre en España, todo lo amoldan a lo que les interesa; amoldan la ética a sus retorcidos intereses, amoldan la razón a sus retorcidos intereses, amoldan la fe a sus retorcidos intereses, amoldan todo a sus retorcidos intereses. Cuando el bien, la razón, etc., es precisamente TODO LO CONTRARIO
20 de diciembre de 2012

José Repiso dijo...


¿Qué es una injusticia para un intelectual español?, pues no tiene ni P. idea. Es lo que le conviene o lo que le metieron en el coco los reyes Magos. Pero una injusticia, objetivamente, es que a unos mismos esfuerzos correspondan diferentes compensaciones, que a dos personas cualesquiera se les defiendan sus derechos humanos de una manera desigual, que el esfuerzo raciona-ético esté menos protegido que cualquier mediación o exposición de privilegios.

18 de diciembre de 2012