--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

lunes, 9 de junio de 2014

El mal no puede tener nunca respetos, consentimientos a piropos o contemplaciones en pasividad crítica o de reprobación (de hecho, el bien es un continuo reprobar abusos y corrupciones, o sea, un decir "no" reprobador al mal).
Así, la sinrazón no puede tener respetos ni vías libres, sobreprotegidas o facilitadas, sino una contundente voluntad de rechazo y de denuncia (desluciéndose y descalificándose siempre).
Y considera que la mentira -o lo más cruel- es sobreprotegida por la sociedad, no por la Luna.

3 comentarios:

José Repiso dijo...

Ser estúpido supone valorar la mierda para protegerla y descuidar todo lo esencial (lo racional-ético).
Eso, es mejor ser un terrorista o nazi que un estúpido.


LA PEOR PLAGA ENTRE LOS MISMOS INTELECTUALES

José Repiso dijo...

Si no sabes el camino, no dirijas a nadie hacia ningún sitio, ahórcate mejor -o por el bien mismo porque no hagas sufrir más- .

José Repiso dijo...

Si no sabes el camino, no dirijas a nadie hacia ningún sitio, ahórcate mejor -o por el bien mismo porque no hagas sufrir más- .