------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

martes, 29 de abril de 2014

Un tipo de complacencia funciona así: "Ese mendigo es tan solo feliz con unas monedas" -eso un tonto lo sabe-, pero no es lo suyo en justicia y dignidad. Al igual, se procede ahora en la crisis con que cualquiera mendiga o se conforma con un puesto de trabajo, algo que provoca el arrodillamiento o el hacer más débiles los derechos de los ciudadanos.
Los derechos de enseñanza, sanitarios, etc. no pueden quedar en un estado de mendicidad.

1 comentario:

José Repiso dijo...

Se ignora que, para que un valor ético se proteja, requiere siempre tres predisposiciones: 1) Que no lo eludas. 2) Que no lo impidas. 3) Que no lo niegues. Y del mismo modo, para que uno sea coherentemente racional, con cualquier razón se ha de tener también esas tres predisposiciones. Así es, no se puede eludir, ni impedir ni negar cualquier razón; que es razón porque cumple todas las reglas racionales, no se contradice con la realidad y, además, aún es irrebatible racionalmente.
16/11/13