------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

miércoles, 9 de abril de 2014

Algunos deciden y dictan que la dignidad es de ellos;  y ¡ya está!, ¡ya no se puede hacer nada!  Por uno u otro motivo -en sobreprotección- la dignidad es de ellos solo, Dios es de ellos y la familia es de ellos. O sea, ya han agarrado los frutos o subsistencia de otros o les han ido matando así.
Como la dignidad forzosamente -o como prioridad- es de ellos; ya ¿para qué se necesita matar?

1 comentario:

José Repiso dijo...

La dignidad que corresponde a otros, ellos la recogen rapidísimo. ¡Vaya!, que no se quedan con toneladas de ella.
Lo mismo las tierras, los mares, los alimentos ¡solo para ellos!