--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

lunes, 7 de abril de 2014

No es lo mismo, claro, ellos -los cuales nunca han protegido la razón ni nada ético- que yo -que todos los recursos, hechos y segundos de mi vida los he dedicado a solo proteger razón y ética-. Lo primero es infinito egoísmo, falsedad rentable y crueldad; lo segundo es únicamente infinito sacrificio de bien en hechos.
Los ultranazis españoles olvidan -les conviene ratamente- que la infinita crueldad es consentir eso, y destruir todos los derechos de lo segundo.

2 comentarios:

José Repiso dijo...

¿Qué dan ellos de bien con todos los recursos, sin riesgos y sobreprotegidos? Eso que se me diga diré con pelos y señales de razón que es... ¡MENTIRA!

José Repiso dijo...

Si un español no reconoce a quien demuestra la verdad, entonces que no se vaya por los montes de Úbeda, pues así falla en la raíz de la ética, o la destruye
diga pillamente lo que diga.