--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

miércoles, 6 de junio de 2012

Muchos atribuyen a la CONFIANZA y al OPTIMISMO actitudes "milagrosas" que garantizan el éxito o las soluciones. Nada más lejos de la realidad, pues todos confiaron en Stalin con demasiado optimismo -igualmente en todos los grandes errores de la historia actuaron la confianza y el optimismo-. Sí, estos factores humanos sin más neutralizan -y los hechos lo han demostrado siempre- el sentido crítico y la advertencia de la perspectiva realista o viable. En cambio, la SENSATEZ no, que es lo que hay que sembrar.

3 comentarios:

José Repiso dijo...

La mierda siempre ha convivido muy bien con la confianza y con el optimismo, sin que nadie se percate de que sea mierda y ni siquiera de el intentar cambiarla por otra cosa.
Sí, cualquier estúpido, involucionista e injusto las puede tener perfectamente como cualidades propias; ¡ah!, pero la SENSATEZ no, esta virtud ya no tiene... trampa.

Tened cuidado en las cualidades fáciles. La cualidad de "soñador" es una cualidad fácil, también la de "patriótico".

¡Cuántos horrores han causado estas cualidades fáciles!, en otro momento os lo demostraré más con pelos y señales.

José Repiso dijo...

En todo, están las "cosas bien hechas" y las "cosas mal hechas"; pues, por no haberlas hecho bien, hay muchas consecuencias... graves.

Lo que ocurre es que, ya con muchas consecuencias graves, ya con esa realidad, muchos insisten e insisten testarudos -en maldad- diciendo y difundiendo "que las han hecho bien".
Ahí actúan las licencias del poder, de sus protecciones e influencias, y de la manipulación mediática machacante.
Y una gran parte de personas, sin saber valorar y evitando la conciencia, les ayudan como cómplices.

José Repiso dijo...

Otra cualidad -y recurrente- que se la atribuyen precisamente los que la carecen es el "ser educado".
Sí, en muchos es una gran mentira el que la tengan, pero se la creen en total egolatría y conveniencia de maquillaje.

A ver, la única prueba objetiva que hay para que una persona sea "educada" es que "sabe valorar"; es decir, a una persona educada "todo no le da igual" y ya sabe discernir con conocimientos cada acción, y es tolerante y respeta conforme a una escala de valores sin dejarlos pasar.
Así, una persona educada es esa que ha sido educada con valores que aplica -los demuestra en la práctica-, sobre todo el RECONOCER, y no otra cosa u otro invento de la falsedad o de la hipocresía.