--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

jueves, 7 de junio de 2012

Los hechos SIEMPRE han puesto en evidencia que pisotean la verdad y quien la demuestra, en intolerancia por no jugar sucio como ellos y no recibir algún beneficio de su venta-compra de sus valores éticos -con un no saber valorar racional-:
¡Cuánto tienen que sufrir unos por defender una verdad o una justicia! -ellos, ni sienten ni padecen objetivamente eso-. Solo, en hechos, han funcionado como obstáculos para la razón y para lo justo.

3 comentarios:

José Repiso dijo...

He tenido que aguantar todos los obstáculos posibles para defender una sola razón; y, luego, con otra razón, nuevamente todos los obstáculos posibles, en una desprotección absoluta. Y los hechos mandan.

José Repiso dijo...

Es cierto que los mismos que destruyen tienen siempre la sartén por el mango para sentenciar -a criterios falsos, de moda o no racionales- quiénes deben vivir dignamente, quiénes deben estar siempre pisoteados, quiénes deben recibir compensaciones o premios, y quiénes deben recibir los derechos humanos en la práctica.

Es todo una mafia de crueldad que se bien maquilla utilizando todas las justificaciones de conveniencia posibles.

José Repiso dijo...

Vanidad de vanidades:
Viven y solo, en miseria interior, funcionan como obstáculos para la razón y para lo justo.

¡Eso sí que es vanidad y pedantería de vanidad, total estupidez disfrazándose de sabia -como hacen un día y otro-, banalidad de sus palabras vacías y pobredumbre terca de la falta de vergüenza y de ética practicada!

¿Para qué les sirve, ante eso, ya el dinero, las influencias sucias y los premios de inutilidad interior!

¡Vanidad de vanidades que el tiempo se encargará de instalar en cualquier estercolero!, ¡por seguro!