--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

miércoles, 22 de junio de 2011

Para el error, para la involución, para la incomprensión, para la crueldad de cualquier tipo de injusticia, siempre se recurre a lo mismo (por falta evidente de buena voluntad, de autocrítica, de sensata valoración y de conciencia): al "es que soy así".
Pero ese obsesivo -cómodo y egoísta- recurso NO PUEDE JUSTIFICAR NADA contra la razón o contra unos principios éticos; sí, tú serás "como seas" pero eso es "en lo emocional" que es inamovible -por condición genética-. Sin embargo, si ya no quieres darte cuenta de algo -atendiéndo sólo a la voluntad tuya y a la decisión del valorarlo- es porque no quieres. Así es de claro, sí, muchos viven de forma inamovible: a ideas fijas, dejándose depender de costumbres, de modas, de símbolos del cine o del mercado o del poder, etc.
Esos no comprenden nada ni nada dejan evolucionar o mejorar sencillamente PORQUE NO QUIEREN -a mollera cerrada-.

1 comentario:

José Repiso dijo...

1 comentarios:
José Repiso dijo...
A la verdad de la realidad no le es nunca suficiente ser verdad, no, sino quiere ante todo que la defiendas (por ser útil en el construir todo con sensatas soluciones y por no ser negada porque se justifiquen errores o injusticias).

31 de mayo de 2011 01:53