--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

viernes, 20 de septiembre de 2019

La época en donde más horriblemente se imponía una involución y una mentalidad cerrada a la luz-bien fue la oscurantista ÉPOCA MEDIEVAL. Exacto, siempre una sociedad no se merece absolutamente nada en el fondo si ella a contrabién impone una férrea cerrazón en el mal o en la sinrazón. Claro, durante tal cerrazón (de desprecio y ninguneo al que demuestra la razón) siempre se ningunea a la verdad, se le malvalora y se le desprotege; y ya la esperanza de luz es así desalmadamente aniquilada o destruida.
Por eso, en evidencia, tú no puedes jamás decir que mereces la vida ni que eres algo bueno si así sigues NINGUNEANDO AL QUE (OBJETIVAMENTE SUFRIENDO EN VERDAD A MILES DE BILLONES DE ESFUERZOS) DA LA VERDAD o la hace inengañable-transparente por medio de solo la limpia razón irrefutable, sea él un negro o un blanco, un cristiano o un musulmán, un niño o un travesti,un patriótico o un no patriótico, etc.
Todos, como ahora, se creían tener la razón, de antemano, sin DEMOSTRAR NADA

Si tú amaras de verdad a la razón (o al bien), pues jamás-jamás permitirías que el que demuestra razón quedara desprotegido; lógico, en claro !jamás!
El evitar o el torturar a la verdad-razón (o a mí o al que la demuestra) es el mal per se (o el objetivo del diablo practicado). Lo que tú haces escudándote con miles de bla-bla miserables o con arrimo a todos los poderes

2 comentarios:

José Repiso dijo...

El que no ve la maldad es que no ve ni distingue tampoco el bien ni la sensatez; y el que no actúa sobre la maldad es que le es indiferente y también él la aplica (o sea, no siente una irresistible indignidad o empatía para actuar).

La maldad solo se sabe porque sabes cuál es el bien sin confusiones, sin lamer de culos y sin pillerías con excusas.

Si tú esquivas a la razón (o al que la dice) eso ya solo demuestra que facilitas tu ceguedad ante ella, y con eso eres fanático. El fanático casi nunca él mismo lo sabe que lo es. Y la TERQUEDAD es propia del FANÁTICO ya sea en cualquier IDOLATRACIÓN. En Internet hay miles, en maldad.

José Repiso dijo...

Si yo pusiera el número de visualizaciones de mi blog ante notario, las que me realizan desde AMÉRICA superan a las realizadas desde Europa (incluida ESPAÑA), sorprendente, ¡vivir para creerlo!