--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

miércoles, 2 de agosto de 2017

Hay algo más importante que la EXISTENCIA (de Dios, de la Naturaleza, de la Vida, de la Razón, etc.) y es la VALORACIÓN de la existencia POR EL EXISTENTE (y no lo contrario, pues es el existente el que ineludiblemente ha de valorar a la existencia "de lo que sea"). Así y solo así el existente está equilibrado y mantiene un equilibrio; sí, al valorar algo, se deja actuar-formar plenamente  y sin confusiones por ese algo,  eso es.
Pero jamás de los jamases a un existente se le ha ocurrido el no reconocer la existencia "de lo que sea", ya que eso sería objetivamente un total y destructor DESEQUILIBRIO.
Así es, en ningún existente puede existir nunca la NEGACIÓN a valorar una existencia (claro, un animal cualquiera ya lo lleva en el mismo aprendizaje natural-equilibrado). Aunque, habiéndola, sería inconcebible o una paradoja. Ése es el caso del ser humano que NIEGA y, a través de eso, todos los males ya son posibles y los desencadena irremediablemente.Y también niega, a la vez, que niega; o sea, esto es desequilibrio total,¡más desequilibrado imposible! Niega valorar a la razón (o a su demostrador, pues no se aclara-demuestra sola, como caída del cielo) y niega ver todo  o la luz.

1 comentario:

José Repiso dijo...

Y la mayor culpa de esta desequilibrada y desalmada NEGACIÓN
la tiene: la ALINEACIÓN Y EL CORPORATIVISMO.
Sí, el ser humano se alinea y ahí se apega con todas sus emociones de manera que eso es una ceguedad, ahí solo ve los intereses de esa alineación y no ve más. Toda racionalidad la excluye, la huye o la disimula que la ningunea. ¡No se abre a ella!

También la MANIPULACIÓN: todo el mundo informa utilizando la fuerza del acaparar espacios de difusión y, utilizando a los intelectuales servilistas de una rentable sinrazón, informan presionando siempre con algo (chovinismo, moralismo de la época, costumbre establecida que ha de seguir por la fuerza establecida, etc) nunca jamás dejando todo el espacio que se merece a la razón o al que la demuestra (que debe ser casi todo).
Al final, los resultados son la verdad, machacan e impiden el bien (y en su lugar ponen el bien de ellos, uno con el fondo infinitamente podrido pero con adornos de un buenismo maravillosísimo de artificial-forzado-falso)

---



El ser humano tiene su propia autoinmunidad a todo. Cualquiera, aunque lo haya destruido todo, siempre va a decir que está dando bien (y ¿qué bien??, pues su bien que se lo inventa, SE LO CREE, y se lo monta dentro).
Aunque uno cualquiera destruya a la naturaleza, dañe tanto a los animales o instale prejuicios-sinrazones desalmadamente por siglos (y es evidentísimo que sí lo hace), va a decir que ha donado un riñón o que hace otro bien-trampa, que intenta poner en el escaparate social para engañarse a sí mismo y a todo.

¡No!, ningún bien es bien si ya se está haciendo infinito mal con ese procedimiento que se realiza minuto tras minuto, día tras día, de la NEGACIÓN y de ésa irresponsabilidad total de no reconocer al bien desde el principio.

25 de julio de 2017,