--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

sábado, 22 de abril de 2017

España únicamente valora (a total probación) todo lo que tiene que ver con lo insensible, con lo irracional, con lo injusto y  con toda crueldad hipócrita y cínica. Y lo justifica impunemente con todos los trucos (de conservar poder y mentira) y montajes posibles. Sí,lo que la ética te dice es lo único válido digan lo que digan, en ética, y lo debo decir (como esto) ante un sinvergüenza buenista o millones, ¡y siempre que es la única decencia!
  Los que son nazis -totalmente- nunca saben que son nazis. Los hechos SIEMPRE han puesto en evidencia que pisotean la verdad y quien la demuestra, en intolerancia por no jugar sucio como ellos y no recibir algún beneficio de su venta-compra de sus valores éticos, con un no saber (ni sentir siquiera) valorar racional:
¡Cuánto tienen que sufrir unos por defender una verdad o una justicia! -ellos, ni sienten ni padecen objetivamente eso-. Solo, en hechos, han funcionado como obstáculos para la razón y para lo justo.

3 comentarios:

José Repiso dijo...

He tenido que aguantar todos los obstáculos posibles para defender una sola razón; y, luego, con otra razón, nuevamente todos los obstáculos posibles, en una desprotección absoluta. Y los hechos mandan.

7 de junio de 2012

Es cierto que los mismos que destruyen tienen siempre la sartén por el mango para sentenciar -a criterios falsos, de moda o no racionales- quiénes deben vivir dignamente, quiénes deben estar siempre pisoteados, quiénes deben recibir compensaciones o premios, y quiénes deben recibir los derechos humanos en la práctica.

Es todo una mafia de crueldad que se bien maquilla utilizando todas las justificaciones de conveniencia posibles.

7 de junio de 2012

Vanidad de vanidades:
Viven y solo, en miseria interior, funcionan como obstáculos para la razón y para lo justo.

¡Eso sí que es vanidad y pedantería de vanidad, total estupidez disfrazándose de sabia -como hacen un día y otro-, banalidad de sus palabras vacías y pobredumbre terca de la falta de vergüenza y de ética practicada!

¿Para qué les sirve, ante eso, ya el dinero, las influencias sucias y los premios de inutilidad interior!

¡Vanidad de vanidades que el tiempo se encargará de instalar en cualquier estercolero!, ¡por seguro!

7 de junio de 2012, 14:33

José Repiso dijo...

La verdad es verdad y no puede falsearse con tantos trucos que utilizan los mismos "intelectuales" para esconder o disimular (por protagonismo, por dinero, por ganar premios literarios a total insensibilidad o sangre fría, etc) las concausas de una sinrazón; o sea, no se puede pretender el utilizar verdad para mentir o para dirigirte hacia la mentira porque, eso que conduce a la mentira o ampara alguna mentira, jamás puede ser verdad ni corazón (por mucho culo de algún poder que hayan lamido).


Pues algo así quieren muchos españoles: utilizar a la verdad y mearse en la verdad para no sé qué retorcimientos de objetivo error o terquedad que tienen en las cabezas.


Lo que pasa es que los españoles quieren A LA FUERZA que algo sea lo que ellos quieren por terquedad o a porque sí que da una inevitable crueldad -algo comprobado desde que nací- y, porque eso sea así, pisotean, desangran, burlan, encadenan, escupen y fusilan a la verdad diciendo luego, con la mayor antiética, que la respetan y... que la dicen.


Pero la verdad no va en función de las mayorías, de la capacidad de imponer, de los trucos, de los circos, de los países más fuertes o más explotadores, de los falsantes escritores -aprovechados del imponer-, de las costumbres o de los cabezones mediáticos, ¡no!, sino de no ser al fin tan HdP y nazis como ellos.


Y la verdad no tiene por qué arrodillarse a sus puras mierdas por muy poderosas que las impongan, ¡basta ya!


29 de noviembre de 2015

José Repiso dijo...

Si los intelectuales (escritores, genocidas, mediáticos, chupadores de poder,etc) españoles mienten-confunden-destruyen-matan, ¿paraqué sirven si no dejan vivir a bien alguno?
Merecen lo que HITLER les hubiera hecho segundo a segundo a mal, es decir, tomar de su propia medicina o mal o nazismo que ellos aplican sin alma. ÚNICAMENTE MERECEN ESO, ¡solo y nada más que eso!

22 de abril de 2017