--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

lunes, 15 de julio de 2013

Se ama entregadamente a la mentira. Sí, cada cual se resiste a entregarse a lo limpio, a la verdad, a las reglas racionales, al sin truco. Precisamente porque están atados a la mentira, a la cual sirven esclava y diariamente. Así que están atados a la mentira por:
-  costumbres  (son incapaces de deshacerse de lo injusto o irracional que ya está instalado en cualquier costumbre),
-  el espectáculo del poder  (son incapaces de renunciar al "circo" -cebo de engaño- que les dan y de él educan el no saber valorar),
-  amor o protección del charlatán-demagogo (ya que no pueden evitar seguir irracionalmente a alguien, solo lo siguen por tradición, por creencia, por gusto o capricho, por borreguismo o fanatismo).

1 comentario:

José Repiso dijo...

Existe un buen truco nazi mediante el "yo tampoco " -o tambien puede ser el "yo también"- que consiste en igualar esfuerzos, situaciones, etc. y, como se igualan, se igualan o se exterminan sus correspondientes dignidades. Así, si un paralítico aún no tiene silla de ruedas, ése dice: "Pues, yo tampoco"; si una persona lleva trabajando 70 años por algo social y aún no tiene una compensación -al menos moral- al respecto, ése que lleva tres días en lo mismo dice: "Pues, yo tampoco"; si un escritor lleva treinta años escribiendo, con todos los recursos de su vida expuestos a eso y aún no tiene un libro publicado o al menos alguna compensación al trabajo social que ha determinado, ése que no ha expuesto casi ningún esfuerzo, casi ni un céntimo y casi ningún riesgo en denunciar o en evitar algo dice: "Pues, yo tampoco".

---

Si una persona nunca ha sido corrupta -con lo que supone eso-, ése considerando o tapando que lo ha sido dos o tres veces -a robo amplio- dice: "Pues, yo tampoco"