--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

viernes, 13 de abril de 2012

2 comentarios:

José Repiso dijo...

Contra mentiras y mitos:

- Ninguna enfermedad está causada por el consumo moderado de un alimento, sino por la carencia de uno en concreto y por el sedentarismo.

- De una vez por todas, la condición natural de la sexualidad de una persona forma parte de la genética y del instinto; por lo cual no se puede eliminar ni es modificable.
¡Sí!, el instinto lo podemos adaptar a nuestra vida social, como hacemos con los animales, pero eso no significa más que REPRIMIR el instinto salvaje que poseen PARA NUESTRA CONVENIENCIA O PROVECHO -es la domesticación: una "humanización" del animal que éste no tiene como propiedad natural y, también, que éste no elige NUNCA-.

El ser humano sí ha reprimido el instinto salvaje a favor de "lo civilizado", pero ¡lo ha elegido!

Aunque, cuando se trata del instinto sexual, como es el caso de los homosexuales, es inservible y peligrosa la represión; puesto que su modificación NO ES POSIBLE -no se puede cambiar ni lo genético ni los instintos-.

José Repiso dijo...

Nota:

No estoy de acuerdo en nada que no esté debidamente racionalizado y proporcionado; incluida una expropiación.