--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

lunes, 14 de noviembre de 2011

MODERADO significa que un ser humano o un modo de actuar está alejado de los extremos y de los excesos. Así es, y no tiene nada que ver con las protestas, con las exigencias o con las denuncias que cualquiera, conforme a su activo -y no pasivo- deber cívico o ético, debe de hacer.
Sin embargo, engañan y manipulan muchos de los que se atribuyen tal cualidad, puesto que defienden al mismo tiempo posturas extremas de intolerancia -que no las moderan nunca contra los demás- como son: que un homosexual no pueda decidir casarse en igualdad de derechos, que una mujer no pueda decidir no tener hijos en igualdad de derechos, la defensa a ultranza de los empresarios por encima de la defensa de los trabajadores, etc.
Porque verdaderamente -sin engaños- moderación conlleva imparcialidad, equidad y transigencia; justo lo que un partido -o el secuaz partidario- NUNCA puede tener, ya que imposible que un partido político sea no partido o imparcial, imposible es que se atenga a la equidad cuando no tiene equidistancia -al ser una parte- e imposible es que sea transigente cuando las medidas esenciales del otro partido nunca las aceptará.
Por lo tanto, la moderación solo es condición de una personalidad que, coherentemente, la demuestra, no sujetándose a condiciones de partido.

6 comentarios:

José Repiso dijo...

Los partidos o sus partidarios pueden tener solo ACERCAMIENTOS a la moderación; pero... de ninguna forma les es propia.

Vinelli dijo...

La falacia es la que tiene poder y a ella ayudan todos en complicidad; no quieren dejar de ser esclavos de esto.

José Repiso dijo...

Sí, la hipocresía y la falacia es algo que APOYAN todos, menos uno por cada 10 millones; solo he comprobado desde que nací crueles -de alguna manera- que son protegidos y premiados.
¡Es eso lo que han enseñado!

Mª Dolores dijo...

Pero en realidad, bajo esas premisas, nadie es moderado; puede ser moderado en ciertas cosas y en otras tirar hacia un lado u otro.
Es imposible ser moderado total puesto que inplicaría no ser humano, no en el sentido de deshumanizado, si no en el de Ser superior.

José Repiso dijo...

María Dolores:
Te recuerdo que Gandhi era un moderado, no tenía partido (solo buscaba la paz y entendimiento), era equidistante porque absolutamente a todos los consideraba iguales, y era demasiado transigente, así es, Gandhi era un perfecto moderado, al igual que Jesucristo u otros muchos.

Por lo tanto, sí hay moderados; también existen personas coherentes, y personas valientes que nunca se arrodillaron.

Lo que ocurre, Mª Dolores, y esto es muy importante, es que eso necesita MUCHO ESFUERZO, mucho sacrificio, mucho corazón abierto, mucha honradez y honestidad, ¡NO VIENE SOLO!

Y ha de valorarse, claro, si el Dalai Lama te visita y tú no lo valoras -y ni siquiera lo tomas como ejemplo-, pues es como si te visitara una mosca o un murciélago..., no hay producto o efecto de conciencia.

José Repiso dijo...

También puedes ser lo más moderado posible perteneciendo a un partido, es decir, teniendo tus ideas propias y críticas frente a él.
Pero, si hay un proselitismo incondicional o a ciegas -o ya dejándote depender emocionalmente de una manera desproporcionada-, no.