--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

miércoles, 7 de julio de 2010

ALGO CALLAN LOS QUE CUENTAN SUS MONEDAS

2 comentarios:

José Repiso dijo...

Sólo sufre el que tiene que afrontar cada instante de su vida algún juego sucio o inhumano: Un ser humano negro o "de color", el racismo; una mujer, la desigualdad en derechos por imposición cultural o religiosa; un niño, el hambre porque no se priorizan unos mínimos recursos alimentarios para él -esos que no son imprescindibles o que tanto tiran a la basura millones-; un trabajador muy pobre, la despiadada explotación, etc.
Lo peor, sí, es que algunos tienen que afrontar bastantes o demasiados juegos sucios.Pero... ¿reciben algún apoyo por piedad, por cristianismo, por mínima humanidad...? ¡No, ninguno!

José Repiso dijo...

FALSEDAD PODRIDA DE ESOS.
Ante un hacer o ante un hecho, unos tienen unos esfuerzos, unos obstáculos y unos padecimientos MAYORES QUE OTROS en una diferencia abismal.
Ejemplo: Ante el hecho de atravesar el océano Atlántico, uno lo atraviesa en yate, con mucha comida de calidad, con muchos elogios mediáticos, con un equipo de médicos a su servicio, con los poderes fácticos y con la Iglesia piropeándolo, con mozas acariciándolo, con aire acondicionado, con un partido político a sus pies para lo que necesite, etc. y, POR OTRA PARTE, otro sin ningún recurso, tan sólo nadando -para distracción de los tiburones-, y con frío, y con hambre y, además, con las presiones y con las amenazas que sabe que recibirá porque sí, por ser negro o por ser... paria.