--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

martes, 21 de abril de 2020

EN EL FONDO, si eres bueno con la misma ética, sin que haya aquí error alguno,  ¡siempre serás bueno PARA TODO o para todos!
¡Sí!, el que es bueno de verdad siempre ayuda al bien (que es bien de verdad).
El que es bueno de verdad siempre ayuda a lo que no tiene confusión o trucos de bien (o sea, ayuda a lo que racionalmente no admite engaños o, en suma, a lo que avala solo la razón: como ya lo único no manipulable).
¡Exacto!, el que es sabio de verdad siempre ayuda a lo que genera saber, ¡nada más!, sean cuales sean las consecuciones sociales que se exhiban con veracidad o sin ella: títulos, dinero, prestigios, mandos, pases de recomendación, embaucaciones, influencias, formaciones, seguidores, votos positivos conseguidos, representaciones del toma y daca, pillez, neta "falsedad", chupa-chupa, etc.
Es obvio, el que es ético de verdad siempre ayuda a los valores éticos, aunque sea contra el tiempo, sí, aunque sea contra tantos y tantos irracionales interesados o aunque sea contra el mismo mundo. ¡Pero no se consiente a sí mismo SER CÓMPLICE de no darle la cara a la ética!
El que es sabio de verdad siempre ayuda a lo que genera saber, ¡nada más!

3 comentarios:

José Repiso dijo...

Es objetivo el arte?

Lo único que hace objetivas a las "cosas dichas" (o sea, a cualquier decir sobre la realidad) es la razón; nunca la filosofía, ni siquiera la ciencia o ni siquiera otros avales (aunque estén consensuados o sobrevalorados).
ES EL TENER RAZÓN lo único que hace firme que tú (o cualquiera) esté de verdad hablando con objetividad.
Sí, la objetividad reposa solo sobre la base del TENER RAZÓN,
Ya otra cosa se dirige hacia el error o hacia el engaño… o al uso de sabidurías contagiadas de mentiras (o de opiniones de ésas tendencias tópicas o de la mayoría).

-----

¿Cómo afecta el entorno a la mente?


Los miles de factores que tiene el ENTORNO innegablemente te van influyendo o van influyendo a tu mente.
Y muchos de esos factores jamás podrás impedir que te influyan, simplemente porque eres tú un partícipe de una gran realidad que siempre MANCHA a sus partícipes de ella misma. Eso es así. No puedes evitarlos ni dejarlos a un lado.
Y no necesariamente (en bien) hay que intentar dejarlos a un lado (a contranatura), sino que no lleguen ni llegue nada a condicionar o a determinar tus criterios.
Algo así como: A ti te influye un mundo violento o una CULTURA violenta, ¡algo innegable!, pero no por eso tú ya tienes que ser violento. ¿Te influye?, pues sí, sin poderlo LADEAR, pero eso no quita tu voluntad de reparo o del verdadero bien.

Las influencias NO TE ATAN LA VOLUNTAD.



José Repiso dijo...

¿Por qué deberíamos ser buenos?

Porque es el ÚNICO CAMINO que permite la corrección y la mejora.

Y permite que sea verdad que tú sabes de algo cuando lo dices;
y permite que sea verdad que algo cura o sana cuando lo dices o lo dicen;
y permite que sea verdad que eres educado, respetuoso o bueno cuando lo dices;
y permite que sea verdad que eres ético, que estás formado o que te has esforzado mucho por el bien cuando lo dices;
y permite que sea verdad que eres un entendido de algo cuando lo dices;
y permite que sea verdad que sientes de corazón (sin engañar a la sociedad) cuando lo dices.

¡Así es!

-----

¿Qué diferencia hay entre la epistemología y la lógica?


Pues muy fácil.
EPISTEMOLOGÍA es lo que trata de la metodología del conocimiento en general (o sea, aquí están todos los métodos de conocimiento)
LÓGICA es tan solo un único método de conocimiento.

Necesidad de decirlo:

“Pablo, yo nunca intento ser un sabedor o sabio soberbio o creído; pero lo que sí soy es un IMBURLABLE DEFENSOR DE LA VERDAD. Sí, por eso muerdo, he ahí que se confunda o se prejuzgue mucho mi comportamiento. Porque creo que, por la verdad, es por lo único que vale la pena luchar (y luchar de verdad, siendo incisivo e imburlable e insilenciable, con todas sus consecuencias)”

-----

¿Qué es el escepticismo?


Es una filosofía que cuestiona todo, o sea, duda de cualquier información que no sea la misma evidencia.
Mira, toda verdad que te dicen por la calle, por Internet, por la tele, por los periódicos, etc. siempre está movida por un deseo, porque gane algo, por un interés, por algo de antemano preferible, por un censurar “a lo que les frustra eso”. ¡Así es! Y tú te alimentas ahí; en un "todo es mentira" ahí, que tú chupas.
Porque la verdad, para que sea verdad, ha de estar movida SOLO POR LA RAZÓN o por su EVIDENCIA.

------

¿Consideras que la ignorancia es una dicha?


No, aunque parezca que sí.
La ignorancia es ROBADORA.
Porque…
--roba el protagonismo social a la Verdad,
--roba la realización de verdad de los VALORES ÉTICOS,
--roba el que tengan todos AUTOCRÍTICA y que sepan lo que dicen,
--roba una auténtica cultura al mundo,
--roba el que se den cuenta que "SON ELLOS MISMOS" los ignorantes, ¡no otros!,
--roba que no sea en vano tanto bien que se les regala a todos,
--roba el posible ENTENDIMIENTO de los verdaderos problemas y de las cosas esenciales,
--roba un camino sin confusiones y sin inútiles bla-bla,
ETC.
¡Roba y solo roba!

José Repiso dijo...

¿Por qué es importante cuestionar el conocimiento?


SIEMPRE HAY QUE CUESTIONARLO.
Porque el CONOCIMIENTO se puede adquirir por muchos caminos:
—Por lo que dicen
—Por lo que lees
—Por lo que has visto (con sus apariencias o no)
—Por lo que crees o te has creído
—Por lo que tan demostrado… malamente (o sea, sin ser demostración buena o imbatible)
—Por lo que te has engañado a ti mismo (a veces tú mismo te inventas el conocimiento y no te das cuenta)
Pero, en claro, el único camino válido es la razón sin engaños de sinrazón, ¡ése es el único camino que te da un verdadero conocimiento.

-------


¿Cómo liberarnos de la moralidad de esclavo y crear nuestros propios valores?


Buena pregunta.
MORALIDAD ESCLAVA (que ya habló Nietzsche de ella) es la moralidad que tienen una mayoría siempre indignantemente DEPENDIENTE DE UNA DOCTRINA O DE UN DOGMA.
Y es esclava porque toda doctrina o todo dogma nunca puede evitar el impregnar a todos sus principios de: obediencia, resignación, conformismo.
Claro, esas son las tres propiedades del esclavo que pasan al moralista esclavo sin darse cuenta; y así vive toda su vida sin advertirlo, a contraconciencia, en un muy seguro autoengaño que, para el mismo Bien, es indignante.