--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

viernes, 13 de diciembre de 2019

Todo es MENTIRA en España; es la mentira per se, y no más. Si te hablan de algo, ese algo ya es mentira; si te hablan de respeto, siempre en total mentira, pues el respeto es exactamente lo contrario; y si te hablan de verdad, ¡escupe!, pues es lo contrario. ¡Todo es mentira!, pues jamás ha sido válida una razón, jamás ha sido válido un verdadero esfuerzo y jamás ha sido válida alguna mínima dignidad. Es escenario pillo, es objetiva determinación de la cultura del esconder y del salvar lo impune -que fue la franquista-, montaje, embalaje, cáscara, estupidez vendida con mucho poder y con todos los trucos posibles: vanidad de vanidades.
Y  como a ellos les beneficia, les da igual. totalmente igual, ¡que sufra quien no le beneficia!  Solo es válido en España el NEGACIONISMO DE LA LUZ  o,en nazismo, el hijoputismo genocida.
En España todo objetivamente está basado en el vetar a la Verdad (lo he estado corroborando toda mi vida); y de eso todos cogen recursos, se llevan los premios y roban-matan todo el bien del mundo mientras tanto, ¡y solo por condición desalmada o genocida!, ¡nada más y nada más!

2 comentarios:

José Repiso dijo...

UNA ACLARACIÓN SOBRE LA VIOLENCIA QUE CASI TODOS LOS ESPAÑOLES CONSIENTEN O ALIMENTAN (a veces inconscientemente). Y es la VIOLENCIA INSTRUMENTAL.

Es ésa violencia ejercida sobre otro solo para obtener control sobre él. Se ejerce desde una mejor situación de poder, usándose como abuso de poder, solo para garantizarse más dominio de ése poder.

El bullying, el acoso emocional, el chantaje emocional, el llamado "síndrome de alienación parental", "intimidación de poder", "el acoso a los morosos", "el acoso a los inquilinos" "el silenciar los esfuerzos de alguien", "el ninguneo a un sabio solo porque su demostrar verdades molesta a tantos","el negacionismo de la dignidad de alguien", etc. se pueden considerar como violencia instrumental. Y esta violencia lamentablemente, cuando se hace en masa, ES INCONSCIENTE (alineada) a modo de un fanatismo atroz.

En la sociedad compleja en la cual vivimos, sin duda, la violencia instrumental se ejerce más que cualquier otra violencia y, en algunos países, más que todas las demás juntas; en donde la finalidad es la destrucción, anulación o dominio del otro a través de medios sutiles (de silenciar, "desarmar emocionalmente", intimidar, acosar, etc) de exterminio.

El tener una mejor situación de poder es, por ejemplo, que a ti te arrope una mayoría y al otro no, que a ti te proteja una tendencia dominante y al otro no, que a ti te proteja una mayor fuerza física y al otro no (en el machismo), que a ti te sea válido saltarte las reglas éticas y al otro no (por sujetarse a ellas y así quedar en desventaja), que a ti en grupo te traten con cierto favoretismo (o "licencia para sobrepasarte") y al otro no, que a ti te sean válidas tantas sinrazones (porque cuentas con influencias que te las van a dejar parar por alto y al otro no, que quedará en situación inferior), que tu ejerzas una seudoautoridad moral y el otro no (en el caso de acosos dentro de instituciones religiosas), que tú puedas hacer un adoctrinamiento forzoso (el de sectas y totalitarismos) y el otro no, que tú pertenezcas a una supermayoría racial (dada a INTOLERANCIA) y el otro no, etc.

José Repiso dijo...

Las personas que sufren más, acaban siendo más empáticas siempre,
pero las personas que sufren por todas las irracionalidades-inmoralidades y por todas las humillaciones a lo justo-correcto-ético que se hacen.

No que sufran a conveniencias por SUS INTERESES, por sus poéticas y por sus especulaciones indignas o porque siempre les cuadre bien sus egos-maldades-tiranías.


De todas formas, existe una relación directa entre conciencia (de las injusticias) y empatía.