------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

sábado, 10 de junio de 2017

Cuando se quiere decir la razón (por deseo) hay que estar preparado para decirla (por capacidad).  Y se está únicamente preparado cuando tú mismo no te pones limitaciones (de tabúes, fobias, costumbres, leyes, condescendencias, etc.)  para decirla.
Sí, pues decir la razón es: NO PONER LIMITACIONES AL DECIRLA, no quitarle elementos-piezas de razón  (sinrazón también podría definirse como limitar la razón que ya es una sinrazón), o sea, decirla en toda su cualidad y extensión racional conlleve lo que conlleve,  implique lo que implique (agravio, insulto, etc.); en claro, decir de una vez si los nazis asesinaban o, en cambio, bailaban una jota u otra cosa. Eso es, razonar es siempre no faltar a la verdad (aun se falte a lo demás, pues "lo demás" serían las mentiras muy bien adaptadas y ornamentadas), o jamás limitarla con triquiñuelas de modos de hipocresía, de estéticas, de adiestramientos, de formas de poder o del excluir elementos reales... que siempre más o menos la limitan.
Tiene únicamente razón quien no obedece a mandatos o influencias sociales, políticas, religiosas, científicas, culturales, judiciales, mediáticas, etc., sino solo a la razón demostrada solo a razón (sin vender la ética o el bien a otra cosa).
No se puede desatar un nudo (comprender o respetar algo) limitando la exactitud de las razones-explicaciones que dan el cómo está hecho

1 comentario:

José Repiso dijo...

No es voluntad de Dios tus mentiras
ni las incontables que se defienden todos los días por ti.


La voluntad de Dios únicamente es que se proteja la verdad
y que no utilices más instrumentos para maltratarla:
pegarte a los intereses mediáticos o de poder, hipocresía, cinismo, confusión, alineación a los intereses del dinero, alineación a los intereses del dictar o del porque sí, ninguneo al que demuestra, frivolidad del sufrir o del pacífico deseo ajeno, pasividad, etc.

...

El mal es todos los caminos que no quiso tomar Jesucristo,
eso es el mal, sí,
pero TÚ los sigues porque te gusta SER SEGUIDOR todos los días del consumismo, de los intereses de algún poder, de lo mediático(que todo es mentira, pues mueve espectáculo, dinero, idolatría a la imagen,y guiar "verdad" hacia pillerías), del tapar de la hipocresía y del no mancharte o del no luchar a por todas (desenmascarando los respetos del mal de ellos) por la verdad. Así es.

...

El bien no tiene símbolos (sino probación o hechos). La única simbolización más grande, que era la simbolización del cristianismo, Jesucristo la prohibió, pues la simbolización (que es interés y afección del hombre, antropocentrismo), siempre pone a cosas y a poderes por encima de lo esencial (hechos, valores éticos, etc).
El bien tampoco tiene servidumbres a alguna sinrazón jamás, jamás. Jesucristo jamás tuvo servidumbre por alguna.

28 de febrero de 2017