------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

domingo, 7 de mayo de 2017

La SINRAZÓN no es la desinformación, sino también un exceso de información o una información que no es aclaratoria o probatoria de una razón. Una mayoría de los intelectuales españoles actúan con tal error; y llega éste a ser terco o perverso cuando ellos siguen y siguen volitivamente hacia la oscuridad que conlleva, sin una mínima preocupación (un previo ocuparse ético) ni responsabilidad en abrirse a quien siempre les está aclarando cosas (reventando de sufrir o de un ayudar puro o inengañable), ni responsabilidad en ayudarle a él un poco (en obligación ética inesquivable) o, en el fondo humanístico, en dejarle vivir un microbio de segundo al menos.
Porque la sinrazón, en definición no tramposa, es una no preocupación en la razón y, como siempre la razón no se va a aclarar-demostrar sola, pues objetivamente la SINRAZÓN ES UNA DESPREOCUPACIÓN EN QUIEN TE DEMUESTRA RAZÓN (siendo preocupación e indiscriminadamente; si no, eso sería elegir tú tus amigos para ello; o sea, un clientelismo-alineación no ético).
Y claro, si esconden el Sol, con tan solo eso ya esconden su luz, la luz que hay por aquí. Sí, si esconden al que demuestra, pues esconden o ocultan la verdad y, así, fácilmente se realizan todos los crímenes de mentiras. Sí, es nada más que responsabilidad y trabajada conciencia lo que tienes que hacer en la vida: para no ir creyendo, colaborando con las mentiras, y sí exigiendo la verdad a través de ÚNICAMENTE AYUDAR A QUIEN DEMUESTRA RAZÓN. Y se sabe que demuestra porque racionalmente nadie con solo razón le rebate nada, lleva cincuenta años demostrando y nunca ha sido cómplice de una razón; y porque tiene preparadas incontables pruebas para mantener su coherencia decente o limpia o con vergüenza.

2 comentarios:

José Repiso dijo...


Si le das EXCUSAS (ocasos excepcionales) para cumplir tus principios o tus obligaciones-deberes éticos (o palabra dada) es porque tú no tienes principios.

La luz para que la defiendas, no puedes taparla; la razón para que la defiendas, tienes que escucharla a todo pesar, A TODO PESAR, te guste o no, te toque tu orgullo o tus narices, ¡siempre!, porque si no escuchas a la razón pues... no sabrás nada de ella ni nada la ayudarás.

12/04/17

José Repiso dijo...

La oscuridad siempre va a emitir oscuridad (es una fuente de ella). Y la sinrazón siempre va a emitir sinrazón; lo que pasa es que tú tienes que detenerla o neutralizarla para que no siga emitiendo en ti o por ti en la sociedad.
La oscuridad en sí misma no es el problema, ni la sinrazón en sí misma es el problema, sino tú en la medida que no reaccionas frente a ella (y así eres colaboracionista, SIRVIENTE de ella).