------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

jueves, 23 de febrero de 2017

Malvado entrevista a Galileo:
-Tú, ¿quién eres para decir la verdad?, ¿qué sabes?,  ¿eres Dios?; al fin y al cabo ¿qué es la verdad?, ¿qué es una gaviota o pelota...? (risas)
-Una persona que la demuestra limpiamente (a razón y a responsabilidad) frente a ti que la cagas o que vas sirviendo a los intereses de cualquier poder
Lo necio y la maldad siempre quieren (con uno u otro poder o cagada buenizada a mentiras) ridiculizar al bien, con esa facilidad vencerlo.
Con ninguna mentira o sinrazón o desprotección al que te demuestra (irrebatiblemente solo a razón, sin añadir otra cosa) se hace un bien jamás.

2 comentarios:

José Repiso dijo...

Todo poder, que realiza o determina crueldad, asimismo utiliza gran parte de sus recursos en instalar y potenciar unos sobreprotegidos mecanismos de valoración (irracional) para que los que lo poseen siempre queden como buenos.

Por lo que intentan primero impedir el acceso a la verdad -a censuras y a distracciones- y, en su puesto, mucho acceso a una fortaleza de fundaciones, de medios de manipulación, de condecoraciones y premios, de estímulos a quienes les halaguen bien y de castigos a quienes no, de comodidades, de compra de influencias, etc. para que sus objetivos sean inesquivables.

Ningún poder, al contar con tantos recursos y mentes compradas-servidoras, se va quedar jamás sin sobreproteger (y lo limpio ¡que se pudra)

---

Solo incumplen el bien los que no quieren la verdad, pues solo quieren las mismas REJAS para detener a la libertad-bien por un ego o dinero

Las grandes crueldades son consecuencia únicamente el exterminio de la verdad.

---

El silencio y la esclavitud son lo mismo: los dos son rejas para la verdad-libertad

El silencio de los pueblos por sus caminos reclamados y correctos impide la libertad

---

Solo incumplen el bien los que no quieren la verdad (pues solo quieren sus reglas y la razón les perjudica para hacer dinero y justificar costumbres incorrectas o antiéticas)

10 de julio de 2016

José Repiso dijo...

LA SENSIBILIDAD SIN EXPERIENCIA -ACTOS- NO EXISTE
La sensiblidad predeterminada o genética o exclusiva para unos pillo-privilegiados (sin hacer nada, solo por dictámenes de nacimiento o clasificación) no existe, es un mito o una gran mentira.

Eres sensible porque estás afectado ante ciertos valores o riesgos -que conllevan o evocan las experiencias-. Si son valores éticos, entonces eres un sensible ético o humanitartio o "espiritual"; si son riesgos de fobias, entonces eres un sensible hipocondríaco, en capricho; si son valores tuyos, imaginarios o de egolatria, entonces eres un sensible narcisista, sensible sí pero de lo que te conviene (tu mimez o narcisismo).
----

LA SENSIBILIDAD (Texto de 24 de abril de 2013)

A lo largo de la historia se ha hablado mucho de la SENSIBILIDAD como algo extraordinario de la inteligencia; y siempre con unas connotaciones de una gran vida interior o emocional llena de buenos sentimientos.

Sí; pero, en concreto, se es sensible a algo: a los deseos y fobiasde uno mismo, a cualquier arte, a la inarmonía social, a las injusticias, etc.

Lo cierto es que la sensibilidad tiene que estar desarrollada sobre unos conocimientos; pues, si no conoces algo, ¿cómo le vas a tener... sensibilidad? A muchas personas se les ha calificado de sensibles porque cultivaban un arte y, sin embargo, eran negreros, pederastas, explotadores..., no sintiendo ningún remordimiento de lo que hacían. ¿Hay una conveniencia en muchas sensibilidades?

En eso, ¿qué es sensibilidad?, porque se aclare más:¿una capacidad de impresionarse por las cosas?, ¿una capacidad por ver lo profundo de las cosas? -aun así, ¿qué sería "eso profundo"?, ¿una capacidad de tener mucha imaginación compaginada con narcisismo?

Siendo claro, está el sensible porque meramente siente con muchas emociones buenas o malas y, también, está el sensible con unos principios éticos, y éste siente conscientemente tales principios ya asumidos -en coherencia- en un rigor de lealtad, de practicarlos.

24 de julio de 2015