--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

domingo, 5 de febrero de 2017

La acción del bien es el no permitir la acción del mal (racionalmente siempre), la acción de la vida es objetivamente el no permitir la acción de la muerte (es biológica y racionalmente la única misión) y la acción de la luz es el no permitir la acción de la sombra.
Entonces,  cierto, el bien "está condenado" a confrontarse con el mal, la vida inevitablemente luchará contra la muerte y la luz no podrá respetar ni un segundo a la sombra (por la cuenta que le trae). Eso es, y el confrontarse jamás es dar piropos ni jamás es respetar, ¡a ver si se quitan mentiras de la cabeza esos confundidores de todo!

1 comentario:

José Repiso dijo...

Para que no gane el engaño más, para honrar a lo limpio, de una vez por todas hay que poner en claro que el bien es siempre insultar al mal, sí o sí, o sea, confrontarse a él. Y como es bien, todo ya le es válido sin reprimirse a limitar su confrontación (lo que sería un matarse, un impedirse a sí mismo) por las tonterías de unos o por las confusiones y retóricas de ególatras-falsantes.

Claro, la racionalidad o razón es la que prueba o demuestra si un bien lo es o no, como también demuestra si la Tierra es plana o redonda. O sea, demuestra la REALIDAD DEL BIEN, su sentido real (y no falsante o de "porque sí" imaginado o impuesto de alguien)

---


Un bien si no tiene sentido real o demostrado
es un bien que tú te has inventado
en una borrachera o en un ataque de mesianismo.

27 de julio de 2016