------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

domingo, 1 de mayo de 2016

Solo quienes instalan confusiones en la sociedad instalan asimismo las más graves consecuencias de crueldad o de injusticia. Una confusión es el anteponer el gusto, el capricho, el fanatismo o la sinrazón a lo correcto o a lo sensato -algo que queda pospuesto a las pancartas de  cualquier dirigido y sobreprotegido porque sí-.
Y jamás un campesino o un carpintero han instalado alguna confusión, sino intelectuales que se sirven de cada sinrazón -en vez de cambiarla-embaucadores, a doble moral, aprovechados de tal corrupción 

1 comentario:

José Repiso dijo...

El bien empieza atendiendo lo más pequeño, desde lo más pequeño o desde los detalles que es lo que da exactitud o precisión de bien, la cual se ha abandonado irresponsablemwente.

Así es, el bien no se hace con la vista gorda, aprobando prejuicios, justificando cada vez más descuidos, sino el bien es algo muy íntegro, completo y delimitado PARA QUE NO EXISTA LA MÁS MÍNIMA CONFUSIÓN y se distinga claramente el acierto con respecto al error, a Dios con respecto al diablo.

---

Por eso se hace el bien en todos los sentidos, venciendo la conveniencia (en donde absolutamente siempre se justifica alguna sinrazón), la parcialidad o el antropocentrismo.

15 de julio de 2014