--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

martes, 2 de febrero de 2016

ANTE LOS ESPAÑOLES,  INFINITAMENTE GENOCIDAS: Un retrasado (en ética) intelectual español me dijo "¿cómo voy a ser genocida si yo no he matado a nadie?".  Pues Hitler tampoco objetivamente mató a nadie en persona y eso, lógicamente, no quita en honor a la verdad el ser genocida.
Exacto, "tan culpable es quien mata la vaca como quien le agarra la pata". Es decir, tan HdP es quien hace el mal como quien impide TOTALMENTE los recursos del bien (como hacen los genocidas españoles). Más claro, tan culpable es quien funda y promueve la sinrazón (el móvil o motor de todas la injusticias) como quien impide radicalmente la razón (silenciándola, esquivándola, desamparándola, etc.) como hacen a miles de objetivas pruebas racionales los genocidas españoles (que amparan, sí, únicamente lo contrario a buenipillería como desvergüenza y a absoluta falta de respeto y de ética, la cual jamás han tenido). Si son objetiva o infinitamente "genocidas", cierto, no es culpa mía;  pero lo sería por seguro si no lo dijera así en no admitir complicidad, a invendible posición ética o a invendible o indecorable decencia.

1 comentario:

José Repiso dijo...

Nunca, infinitamnte nunca se me ha permitido (a miles de objetivas e invendibles pruebas racionales) la libertad de expresíon en España.

Nunca, infinitamnte nunca se me ha permitido (a miles de objetivas e invendibles pruebas racionales) la mínima dignidad humana (a la cual no se le puede negar ni a Hitler, porque una persona tiene dignidad de persona, sí, una mínima estipulada en la Convención de los Derechos Humanos y también en la moral de todas las religiones), nunca de perro.

Nunca, infinitamnte nunca se me ha permitido (a miles de objetivas e invendibles pruebas racionales) un segundo de derechos humanos o de respiro o de no tortura en España.