------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

jueves, 3 de julio de 2014

Si no hay conciencia (fruto de la racionalidad), el amor o el afecto que se haga siempre es destructivo en algo.
Si tú no adviertes a quejas, a protestas o a desaprobación indignante -con la cual ya despiertas algo la conciencia- al que te está pisando que lo está haciendo, nunca conseguirás que el amor sea real, ni el tuyo ni el de él

1 comentario:

Janton dijo...

Qué bien has descrito al capitalismo. Es irracional, sin conciencia y sin sentimientos. Sólo alaba a su dios, el dinero, cometiendo toda clase de tropelías entre los desterrados de la tierra. La Madre Tierra, este sufrido planeta que menoscaban y ningunean, sin saber que nadie puede vivir sin ella.
Un abrazo, José.