--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

jueves, 3 de julio de 2014

En gente sin muchos prejuicios así es; pero, con prejuicios y fanatismos asentados, el afecto importa un pimiento. Por ejemplo, los judíos frente a los nazis, etc. La intolerancia es ya tanta que, si se aplica afecto, se lo pones más fácil. A veces, el sátrapa, al ver que nadie le protesta, CREE para colmo que está haciendo el bien -puesto que no advierte quejas o desaprobación, así que tontos se las callan o aguantan-.

3 comentarios:

José Repiso dijo...

NO SE PUEDE DAR AMOR A LA NATURALEZA MIENTRAS CORTAS ÁRBOLES, pues de nada les sirve a los árboles cortados.

José Repiso dijo...

Un amor insensato a veces es peor que el odio; porque puedes con él amar o proteger al opresor en vez de directamente atender, ayudar o amar al oprimido.


Y el amor innegablemente es ATENDER, cuestión de decidirte el dedicar tus recursos a unos u a otros -el amor no es palabritas hipócritas o de demagogia.

José Repiso dijo...

El amor se demuestra solo a hechos, con acciones (dedicaciones) de ti a algo en concreto, que cuidas y proteges continuamente.