--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

lunes, 28 de julio de 2014

Cuando uno responde continuamente en irracionalidad es porque está sujeto a unas condiciones de irracionalidad (o sea, que no se dirige directamente al proceso racional sin satisfacer primero a otra cosa -poder, imagen, clase superior, etc.-).  En concreto, éstas son:
- De compromisos, pactos o acuerdos con otros (es una condición de deuda o de favor que siempre esquiva la razón).
- De imagen o de papel social (hay que obedecer a un protagonismo que se ha premiado o adoctrinado anteriormente).
- De egoísmo o de autoprotección (atender al "sálvase quien pueda" y el buscar egoístamente el poder más protector, sirviéndolo; ¿dónde va la gente?, pues donde va Vicente, el seguidismo automático).

2 comentarios:

José Repiso dijo...

No hablo de la condicionalidad natural a la sinrazón que es la ignorancia, sino de las que son artificiosas o montadas ya interesadamente en sociedad.


En resumen:

- Devolver un favor,

- Obedecer al deber adoctrinado ( a un sentimiento de clase o superioridad, a una costumbre o norma grupal, etc.)

- Servir a algo por autoprotección.

José Repiso dijo...

Muchos tienen las manos atadas (la capacidad racional restringida) para dirigirse a la verdad en cuanto ya tienen un compromiso afectivo, obligatoriedad o deber con alguien;
asimismo, en cuanto obedecen a una línea marcada o protagonismo social (que siempre es adquirido adoctrinadamente o interesado, nunca racional); y asimismo en cuanto hay una oportunidad de egolatría hacia la sobreprotección o autoprotección, sí, se busca el paraguas de un poder o se hace el "peloteo" para conseguirlo.

Entonces, ahí, la razón no tiene entrada o permiso ante esa condicionalidad o cerrazón y es limitada con todo tipo de truco o maquillaje.