--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

miércoles, 21 de mayo de 2014

Muchos son proteccionistas del engaño -del "porque sí" conveniente- y, de ahí, va montándose una cultura que, por ser ya  interesada, solo a ellos beneficia directamente.
Por eso, crean -como medio- un dominio mediático tras conseguir aunar más poder ideológico, más poder financiero y más usurpación de recursos públicos. Luego, la crueldad españoladamente de HdP está más que segura.

3 comentarios:

José Repiso dijo...

Entonces, la venta de alma ya está garantizada.

José Repiso dijo...

La cultura siempre requiere una imposición (o sea, que se imponga a los que hacen el bien imparcial, molestando así) por un establecimiento (o sea, dar poder establecido) de los gustos del poder.

Sí, si de la cultura hay algo que al poder no le gusta, en poco desaparece, pues lo prohíbe, le quita subvenciones, lugares en los medios, lo condena política y socialmente, etc.

Además, si la cultura hubiera solo defendido el bien, con exactitud las injusticias casi no existirían.

José Repiso dijo...

Por una evidencia no se puede negar que existen demasiados injustos:

La existencia de millones de injusticias que no se realizan solas.