--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Todo lo que se comunica en España es ABSOLUTA FALACIA, sin responsabilidad alguna.
Hace un día, el Presidente comunicó la máxima -irreal, de su locura o capricho personal- de que "todo es sacrificio", de que "todos han de sacrificarse" -y millones se lo creían con la boca abierta-. Sí, pero eso es solo una absoluta falacia, ese es el fondo o el problema.
A lo largo de la historia, los grandes errores parten de ahí, de grandes sacrificios inútiles -hechos para nada o para lo mismo: construir grandes pirámides, gastar demasiados recursos en extender una religión o en potenciar un grupo de poder-. Eso es, los grandes sacrificios, si no son racionales, son "lanzar a mucha gente por un precipicio o llegar a lo mismo de siempre".

2 comentarios:

José Repiso dijo...

Lo único válido éticamente es ayudar al que demuestra algo sin esos trucos; lo único válido en lo útil es ayudar a quien toda su vida se ha esforzado sin esos trucos y que, demostrando solo con razón y vergüenza, siguen en su antiética de no querer ver esa luz o la única razón que existe.

Pues la razón no tiene mil puertas o caminos, sino una sola puerta -el reconocer- y un solo camino -el ayudar a quien demuestra- o permitirle algo al menos.

José Repiso dijo...


Permitirle un uno por ciento de la dignidad que ellos tienen o disponen solo para ellos o aristocratizan a buenisno nazi -para ser éticamente exactos-.