--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

sábado, 15 de septiembre de 2012

EL QUE CALLA LA SINRAZÓN -por miedo o por astucia- OTORGA LA SINRAZÓN O LA INJUSTICIA.

LA INJUSTICIA NO CAE DEL CIELO; tú tienes que ver también en eso bastante, por seguro.

2 comentarios:

José Repiso dijo...

Las ideas o ideales no pueden ser nunca condenables porque, si no, no hay libertad.
La libertad es poder decidir ideas de cualquier índole (cristianismo, socialismo, islamismo, capitalismo, nacionalismo, etc.) cada cual por sí mismo.

Sin embargo, lo siempre condenable es el no asumir las consecuencias de tus ideas o de las que apoyas, sí, en complicidad, lavándote las manos de tales consecuencias y queriendo impunidad para lo que tú decides o apoyas.

¡Eso no!

José Repiso dijo...

Pero sigue habiendo mendrugos que condenan a los ideales.

El cristianismo "per se" no se puede condenar; es de condenable según como tú u otros lo practiquen.

Tampoco el socialismo; pues depende del que se practica o se haya practicado. El de Cuba es totalmente diferente -hasta casi contrario- que el que se practica en Francia; y el de Francia muy diferente al de China.

Lo que pasa es que hay un ideal -que es más, en concreto, un seudoideal- que lo ha impuesto más el mercado que las personas (el capitalismo) y ya -por evidencia- no es una opción para nadie, si no que está ahí impuesto, lo quieran o no lo quieran las naciones o las personas. Sí, sus hilos especulativos mueven el mundo erróneamente en detrimento de las decisiones libres de los ciudadanos.