--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

domingo, 2 de septiembre de 2012

Cada cual tiene un rollo interesado en la cabeza y, A TODA COSTA, día tras día va a defender eso contra la razón, contra la ética o contra cualquier demostración.  Lo que solo vale, lo que solo cuenta -a intolerancia total con la razón y lo que contiene: justicia, dignidad, etc.- es el rollo de videncia, de espectáculo, de abstracción crónica, de enturbiamiento de la realidad, de cerrazón o de palabrería que se impone. Nada más.
Pero, al momento, están las  consecuencias -injusticias e involuciones- de las cuales, aunque solo ellos las han creado, se lavan las manos; o destruyen y se esconden la cara por... perversos.

2 comentarios:

José Repiso dijo...

Id corriendo a hacer eso o a seguir ayudando a los que aportan eso; y a los que aportan claridad y demostración, pues... ¡pisadlos y humilladlos! como sabéis ya hacer.

José Repiso dijo...

Un ultrarrata mediático ha dicho que a él le gusta saber porque "saber es tener muchos conocimientos".
Pues no, una persona puede tener muchos conocimientos de las Páginas Amarillas o de alineaciones de equipos de fútbol o de bulos de muchos periódicos... y ser, por ello, un absoluto ignorante.

El saber de verdad inteligente es: el que únicamente contiene conocimientos demostrados -aunque sean cinco con respecto a otro que contiene cinco mil de los que no lo son de verdad-.