--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

miércoles, 13 de octubre de 2010

Lo llaman corrupción… .

Distinción precisa entre lo que es "su justo salario" y "lo que es del Estado"

4 comentarios:

José Repiso dijo...

La "libertad de expresión" es un derecho para cualquier ser humano, y ya se tenga o no: amor, respeto, educación, amabilidad, inteligencia, etc.

Siempre hay que diferenciar bien un "derecho humano", que tiene protección legal (algo que es, porque sea común y justo, imprescindible) y lo que es, ya muy distinto, un "valor ético" (que sí, desde luego, es importante; pero éste se ha de educar LIBREMENTE, o sea, depende de la decisión, no se puede imponer).

Sin embargo -y aparte de eso-, hay un deber cívico porque, en unas concretas situaciones (entierros, homenajes oficiales, etc.), donde todos tienen los sentimientos a flor de piel, se eviten unas inoportunas alusiones.

José Repiso dijo...

Ahí están y pidiendo cuando les conviene, a máxima desvergüenza y manipulación, que la sociedad tenga más valores éticos (suena a "recoquineo"). No, !eso nunca!, pues ya tienen... bastantes o suficientes.

Lo que sí -y esto es para que se enteren como sea- es imprescindible o muy necesario es que, ¡al fin ellos!, tengan alguno -aunque sea uno- y me refiero a los intelectuales, a los políticos y a los que usurpan el poder comunicatico, educativo y mediático.

Claro, eso lo llevo diciendo ya mucho tiempo: Son ellos los que, al menos ya -que va siendo hora-, tengan uno, al menos uno; pues, tras decenas de años analizándoles, ¡sí!, no practican ¡ni uno!

Para comprenderlo con un ejemplo:
Hace unos siglos, era cierto se hacía una tripulación para un barco con una gran parte delincuentes y expresidiarios y, sin embargo, la tripulación funcionaba perfectamente durante años. Ellos no eran el problema.

Y funcionaba sólo porque... LOS QUE DIRIGÍAN EL BARCO -sobre todo el capitán o el almirante- EJEMPLARIZABAN PRIMERO E IMBUÍAN COSTANTEMENTE UNOS VALORES.

Sí, sólo en y por eso todo se arregla; pero, los que tienen recursos de dirección y de comunicación, ¡¡¡primero!!!


Nota.- Me refiero a cualquier embarcación (cristiana, musulmán, imperial, colonial, pirata, etc.)teniendo en cuenta que, durante miles de años, implicaba "una pequeña organización social itinerante de personas de todas las condiciones y rangos"; sí, y se quiera o no se quiera, ha influido en la forma que concebimos ahora la sociedad, o sea, es algo que ha marcado o modelado en la parte que le corresponde a nuestra civilización.

José Repiso dijo...

Aclaraciones:

- Los refranes son irrebatiblemente frases de un conocimiento, vengan de donde vengan (unas veces de prejuicios o de tópicos y otras de sentencias populares sobre hechos "de una época"); por lo tanto, el conocimiento que conllevan puede ser cierto o no cierto, o sólo ser "cierto en aquellas circunstancias en que se dijo".

- La responsabilidad de informar no se puede justificar nunca contra el conocimiento o contra la veracidad.

- Toda persona, ineludiblemente, sólo es educada por... conocimientos; lo que ocurre es que -ahora- esos conocimientos LOS DAN a mansalva demasiados medios con demasiadas carencias de responsabilidad o de los imprescindibles valores éticos.
Así que nunca digan, luego, esos objetivos "desequilibrados de la sensatez de esa ética", que los niños "son así" o "son malos" o "han aprendido de la nada". No, nunca.

José Repiso dijo...

Los medios de comunicación españoles -y bastantes escritores, cantamañanas del peloteo, instituciones, etc.- dan una prioridad total al sinvergüenza, al vividor -a costa de exterminar dignidades ajenas-, y al mentiroso -algo que impide cualquier responsabilidad o ética-. Claro, los daños que hacen -a ellos- les da igual; si a Miguel Hernández lo asesinaron, pues ahora sacan un beneficio de eso -y de Lorca...-; pero, ¿por qué mientras vivía no le dignificaron su vida?
Eso, ¡nunca!; toda persona que he admirado ha recibido ese intolerante bárbaro o nazi "¡nunca!".