--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

viernes, 24 de mayo de 2013

La MEDIACIÓN DE LA SINRAZÓN cuenta con todos los poderes existentes y con toda clase de sobreprotecciones:
- de dependencia emocional -de la utilización mediática de las emociones: adicciones a realitys, programas demagógicos, de manipulacion subliminal,  presiones de mercado, ideológicos, etc.;
- de alineación incondicional;
- de servir a la idea o costumbre predominante o a la moda.
Por el contrario, la MEDIACIÓN DE LA RAZÓN no cuenta con nada de eso, en desprotección y en ausencia de trucos, pues ha de renunciar a mucho por una imparcialidad, ha de cumplir valores éticos -y, así, no le beneficia el "todo vale"- y choca contra todos los intereses -puesto que, todos los grandes intereses que mueven la sociedad, tienen parte de irracionalidad-.

Pero, todos ayudan al pillo irracional en facilismo astuto-destructor y demagogo, por sinergia de lo que solo han aprendido. A Jesucristo absolutamente nunca le hubieran ayudado, no entra en eso.

1 comentario:

José Repiso dijo...

En definitiva, todas las protecciones, los rentables trucos, los premios, los éxitos, las facilidades para conseguir recursos, etc., para los primeros.

Y, para los segundos, solo sacrificios y apaleos.

---
Si hay algo que me deja en una indignación total -infinita-, en una repulsa, en un asco, en una vergüenza ajena de pertenecer a la misma especie de seres vivos, es que un ultranazi español solo pronuncie la palabra RESPETO.
No que se la atribuya como propiedad, algo imposible objetivamente, sino que solo la pronuncie.
Es como si el diablo pronunciara la palabra Cristo..., es algo que debería tener condena eterna.
El que un ultranazi pronuncie -humillándola y exterminándola- ¡esa palabra!

----
- Cuando ocurre algo injusto, me duele y me importa -por tener un fortalecimiento sensible y de valores éticos-, mientras que a los ultracerdos -en sus sucios medios- les importa un pimiento.

- Todos ayudan todos los días a lo que es injusto -porque no son conscientes de lo que es injusto y porque no valoran nunca a quien lucha por lo que es justo-. Al momento, se arriman al chulo mediático, al charlatán, al claro HdP, al que tiene algún poder -por pillar algo-, al que lidera algo irrelevante pero les hace bien la pelota o se lo consiente todo, etc. Sí, todos van corriendo a alimentar al TOP facilista, vulgar pero con todos los trucos de maravillonsa máscara.

El juego sucio siempre gana ayudado por todos; lo poco que florece de verdad es el gran fruto de los que tantísimo han luchado -y sufrido- contra esa interminable barrera de juego sucio.

¿Qué hace un escritor español por la justicia? Pues... infinitamente nada: dignifican a conveniencia -sin una sola tabla de medir-, no "desconfunden" lo que crean injusticias y desprotección de los valores éticos, imponen paraísos retóricos y de infravaloración de todo, mienten y van a mil caras duras. ¿Qué arriesgan de su poder mediático o influyente? ¡NADA!