--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

domingo, 12 de mayo de 2013

 ¿CÓMO SABER QUE UNA PERSONA ES IRRACIONAL?

- Porque cree que la razón es obedecer, y la razón es lo contrario: desobedecer o poner en duda todo por prioridad o por principio.
- Porque cree que la razón es opinar, y la razón es lo contrario: des-opinar, quitar o deshacerte de todo lo subjetivo o particular o presión social a la hora de expresarte.
- Porque cree que la razón es cumplir normas, y la razón es lo contrario: cumplir unas concretas reglas solo racionales. Y no normas, puesto que las reglas racionales no pueden estar sujetas a normas o a normalizaciones ajenas a ellas mismas.

2 comentarios:

José Repiso dijo...

Siempre está el "creer" y el "creerse" como... norma; todos los españoles se creen napoleones de la sabiduría porque muchos tienen más lengua que rigor y más cara que vergüenza, y no necesitan ya demostrar ni aclarar ni desmontar sinrazones ni defender el fondo racional siquiera porque, ellos, ya se lo creen, se lo creen, y van a plena boca y calle y cara imponiendo su charlatanería y, a lo que es razón, lo fusilan.

¡Qué fácil vencer y humillar así!

José Repiso dijo...

Cada cual tiene un rollo interesado en la cabeza y, A TODA COSTA, día tras día va a defender eso contra la razón, contra la ética o contra cualquier demostración. Lo que solo vale, lo que solo cuenta -a intolerancia total con la razón y lo que contiene: justicia, dignidad, etc.- es el rollo de videncia, de espectáculo, del cacao mental, de abstracción crónica, del reality, de enturbiamiento de la realidad, de cerrazón o de palabrería que se impone. Nada más. Las mismas injusticias, por ellos, siguen funcionando igual.

Pero, al momento, están las consecuencias -injusticias e involuciones- de las cuales, aunque solo ellos las han creado, se lavan las manos; o destruyen y se esconden la cara por... perversos. Puesto que los "recursos de cambiar" -los que necesita "el que cambia"- ellos los agotan en eso, los mal-usan, los destruyen.